El debate sobre cómo cubrir el gigantesco hueco fiscal que tiene Ecuador de al menos $ 5.500 millones, un déficit que se ve ahondado por la necesidad de inyectar recursos a Fuerzas Armadas y Policía a fin de combatir a la narcodelincuencia, se desarrolla en la Asamblea Nacional en medio del rechazo a la propuesta del Ejecutivo de subir 3 puntos al impuesto al valor agregado (IVA), del 12 % al 15 %, pero con alternativas que no serían convenientes, según los expertos y el propio ministro de Economía y Finanzas, Juan Carlos Vega Malo.

¿Cuáles son las propuestas de los asambleístas?

  • El Partido Social Cristiano rechaza el IVA del 15 %, plantea una contribución temporal exclusivamente para seguridad, focalizar los subsidios a los combustibles, ampliar plazos de la deuda pública, terminar los contratos ocasionales y otras medidas.
  • Entre tanto, dos propuestas que han expuesto los representantes de la Revolución Ciudadana (RC) han sido: subir el impuesto a la salida de divisas (ISD) del 3,5 % al 6 %, que según sus cálculos recaudaría $ 1.528 millones, y una contribución anual especial de la banca por $ 237 millones.
  • En cambio, Construye propone la venta de empresas públicas y la eliminación de ministerios.
  • También el asambleísta oficialista de ADN Jonathan Parra hizo una propuesta particular para quienes no quieren apoyar el planteamiento de Gobierno: “Propongo que donemos los 137 asambleístas un día de sueldo para la cuenta de Seguridad de Policías y Militares hasta mayo del 2025″.

Sobre el tema, Jaime Carrera, secretario ejecutivo del Observatorio de la Política Fiscal (OPF), considera que no son convenientes las propuestas ni de temporalidad del IVA ni de establecer más impuestos a la banca. Las medidas que tomarán tiempo en ejecutarse (como venta de empresas o eliminación de ministerios) tampoco son una buena opción en este momento de urgencia de recursos.

Publicidad

Sobre el IVA, explica que la situación fiscal es de extrema gravedad y requiere subir impuestos para generar ingresos permanentes y seguir una ruta de sostenibilidad fiscal. Cualquier atajo que se quiera tomar para no darle ingresos permanentes al fisco solo va a servir para desestabilizar las cuentas públicas y afectar la dolarización, explica.

Incremento de tres puntos al IVA implicaría una recaudación de $1.300 millones según el SRI

Subir el IVA, para Carrera, es la opción correcta, pues le da ingresos permanentes al Estado y no afecta a los más pobres, pues los productos que tienen que ver con la canasta básica, educación, salud, no tienen IVA. Además, si bien la clase media experimentará un incremento, sería pagable. Por ejemplo: si se compra un artefacto de $ 200 y con IVA cuesta $ 224, al subir al 15 % ese artículo se incrementaría a $ 230; es decir, subiría $ 6. Esto, dice, a cambio de tener unas cuentas públicas sanas.

Autoridades del Gobierno advierten consecuencias económicas y de seguridad si no hay incremento del IVA al 15 %

El ministro Vega Malo, entre tanto, aclaró ante la Comisión de Desarrollo Económico de la Asamblea: “Si no tomamos esta medida, estamos cerrados al financiamiento de cualquier entidad del exterior. El país lo que más necesita es fondos, grandes cantidades de fondos del exterior, para que podamos financiar la guerra contra la inseguridad y enfrentar los problemas económicas y sociales que tiene el país”.

¿Por qué no es buena idea afectar a la banca?

Sobre la intención de los asambleístas de imponerle más contribuciones a la banca, Carrera asegura que en dolarización se requiere un sistema financiero sólido, por lo que tampoco es buena idea afectar a la banca. El experto explica que el sistema financiero tiene problemas de recortes de liquidez por varias vías. Tanto las políticas de tasas como el alto riesgo país -al 16 de enero estaba en 1.930 puntos- y los miles de casos de reestructuración de deuda que debieron hacer por pandemia les limitan su gestión de crédito. Explica que no es suficiente solo soltar un número sobre el tema de las utilidades, porque estas están relacionadas con el patrimonio. Y el 12 % de utilidades que obtuvieron en 2023 es el más bajo de América Latina.

Publicidad

Sobre el tema, la Asociación de Bancos Privados del Ecuador (Asobanca) reporta que en 2023 los bancos privados registraron utilidades de $ 737,5 millones con un ROE (rentabilidad sobre patrimonio) del 12,3 %. Se trata de una rentabilidad que no es tan alta si se compara con otros sectores.

En Ley Energética se aprobó ‘una disposición que castiga la llegada de recursos frescos del exterior al Ecuador a través de la banca’

Explica la entidad que los bancos anteriormente ya eran sujetos de autorretención, pues la misma existía desde marzo de 2020, pero esta estaba fijada en un porcentaje fijo del 1,75 % y ahora estará entre el 4 % y el 5 %, significaría que el monto de la autorretención para los bancos privados pasaría de $ 140,26 millones a $ 360 millones cada año, un incremento de $ 220 millones, siendo la cifra más del doble de lo que se autorretenía anteriormente (157 % adicional).

De acuerdo con el Servicio de Rentas Internas (SRI), se plantea recaudar $ 1.300 millones adicionales por concepto de la autorretención. Es decir, los bancos privados estarían contribuyendo con aproximadamente el 17 % por este concepto.

Este esfuerzo, que tendrá impacto en una menor liquidez para otorgar crédito, junto con todos los impuestos adicionales que se aplican a la banca actualmente, es un apoyo importante para el Estado en estos momentos.

Los subsidios, en la mira

De otro lado, el exministro de Finanzas Fausto Ortiz indica que el IVA en el 2023 significó $ 6.184 millones por el 12 %. Considera que si se lo hiciera temporal y al 15 %, también se debería incrementar 50 centavos a la gasolina extra y focalizar gradualmente el diésel.

Gasolinas y diésel podrían variar sus precios en Ecuador por doble vía: ley tributaria y revisión de subsidios

La reducción fiscal bajaría el riesgo país, mejoraría la confianza de inversionistas y permitiría tener recursos de los multilaterales, comenta.

Por su parte, Carrera reflexiona sobre que es momento de tomar un correctivo económico, de lo contrario pasaremos 40 años más de crisis en crisis. Advierte además que no se debe provocar algo como lo ocurrido en 1999.

Sobre la posibilidad de focalizar los combustibles, indica que efectivamente la subida del IVA no sería suficiente, pues explica que a más del déficit de $ 5.500 millones, hay atrasos por $ 4.000 millones y amortizaciones por $ 5.000 millones. La necesidad de financiamiento llegaría este año a $ 14.500 millones, una cifra colosal. (I)