El sector pesquero ecuatoriano celebra este 2 de mayo, Día Mundial del Atún, con una buena noticia: cinco de las empresas más grandes del país están a poco de conseguir la certificación MSC (Marine Stewardship Council), que las acredita como sostenibles en la pesca de cerco del atún de aleta amarilla, lo cual les permitirá consolidarse en los mercados más exigentes del mundo.

Las firmas certificadas son Nirsa (Negocios Industriales Real), Eurofish, Tri Marine, ServiGroup y el Grupo Jadram, que además son socias pioneras de la fundación para la conservación de atunes (Tunacons), que se creó hace unos seis años como una plataforma técnico-científica de la industria. Estas empresas representan el 50 % de las capturas del producto en el país.

Y hasta fines de año, tres empresas más —que recién se adhirieron a Tunacons— prevén obtener otra certificación en la captura de barrilete: Marbelize, Manacripex y Pacifictuna.

El director de dicha oenegé, Guillermo Morán, cuenta que las compañías que están por recibir estas acreditaciones se han preparado por alrededor de cinco años. Debieron cumplir 21 parámetros de sustentabilidad, que se refieren al monitoreo y cuidado de las poblaciones de peces, del desarrollo científico y formas de pesca sustentables. Todo esto es evaluado por expertos internacionales.

Publicidad

Morán señala que hoy en día los mercados están pidiendo productos que vengan de una pesca responsable. “Los consumidores de Europa y Estados Unidos son exigentes y, si no ven un sello como este en las latas de atún que les enviamos, dejarán de comprar. La idea es, primero, lograr mantener la preferencia con estas prácticas, a las que se suma el sabor, la presentación, el valor agregado; y por otro lado, ganar nichos de mercado con los clientes que están pendientes del tema de la conservación marina”, refiere.

Esto lo confirma Andrés Holguín, director legal de Nirsa, quien relata que incursionaron en el tema de la sostenibilidad en el 2005, cuando un cliente alemán les habló de una corriente especial que estaba tomando fuerza: “Los consumidores veían con mayor aceptación a los pescados que venían de una cadena de normas y prácticas tendientes a cuidar el recurso”.

El primer paso, explica, fue la creación de un Departamento de Sostenibilidad dedicado a la investigación, con el cual empezaron a adaptar sus actividades a los parámetros del MSC.

Luego, tras un acercamiento con el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés), surgió la idea de formar Tunacons con otras empresas.

Publicidad

En adelante, con asesoría de esta oenegé, se desarrollaron planes progresivos de mejoramiento pesquero para acceder a la certificación. En este proceso, Nirsa ha hecho en los últimos cinco años una inversión que supera los $ 3 millones, calcula Holguín.

El atún fresco y enlatado se puede usar en diversos platillos de la gastronomía local e internacional. Foto Gisella Ronquillo

Todas estas prácticas apuntan a fortalecer a la industria, que en 2021 generó casi $ 1.800 millones de ingresos por exportaciones. Es, de momento, el tercer rubro luego del banano y el camarón, señala Gustavo Núñez, presidente del directorio de la Cámara Ecuatoriana de Industriales y Procesadores Atuneros (Ceipa).

Según las estadísticas del Banco Central del Ecuador, en el 2020 el país exportó 406.408 toneladas métricas de pesca, lo que generó un ingreso de $ 1.582,5 millones. Mientras que en el 2021 se llegó a 542.730 toneladas métricas, que generaron $ 1.794,9 millones.

De esta cifra, la exportación de lomos y conservas de atún significó el año anterior el monto de $ 1.177,7 millones. Los principales consumidores son Estados Unidos, países de la Unión Europea, Reino Unido e incluso Costa de Marfil.

Publicidad

Núñez cree que para este 2022 habrá un incremento que quizás llegue al 10 % en relación con lo que se vendió en el 2021. “Ya tiene un límite (capacidad de exportación), salvo que usted haga mayor valor agregado o una marca sustentable para que logre un mejor precio afuera y usted inclusive puede procesar menos, pero lograr más beneficios”, dice el titular de Ceipa.

Señala que la crisis de los contenedores y la guerra entre Rusia y Ucrania sí han afectado las exportaciones de atún. Esto porque se encarecieron los envases y el aceite que se emplea para dar valor agregado.

Por ello, ahora se buscan nuevos mercados. “Gracias a la gestión que hace este Gobierno, se están buscando otros mercados, mercados importantes, como el de Canadá, Australia, Japón; se está trabajando en ese sentido. Como empresas, estamos haciendo y siempre buscando la manera de abrir otros mercados”, indica Núñez.

Más sobre el producto

  • El Día Mundial del Atún fue institucionalizado por la Organización de Naciones Unidas en el 2017.
  • A través del acuerdo ministerial 176-A, de agosto de 2018, Ecuador adoptó el Plan de Dispositivos Agregados de Peces, que promueve la conservación de este recurso, convirtiéndose así en el primer país en la región en establecer un plan de esa índole.
  • El consumo de atún genera bienestar a las personas, pues su alta cantidad de ácidos grasos de omega 3 ayuda al normal funcionamiento cardiovascular y disminuye los triglicéridos; igualmente, cuenta con gran cantidad de vitaminas B, como las B2, B3, B6, B9 y B12, según estudios científicos. (I)