El Directorio Ejecutivo del Banco Mundial aprobó un préstamo por $ 80 millones para Ecuador. Estos recursos servirán para mejorar la capacidad estadística nacional a través de la producción y difusión de estadísticas económicas y sociodemográficas actualizadas, confiables y accesibles a la ciudadanía.

El proyecto, que será implementado por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), permitirá la modernización de las estadísticas sociodemográficas oficiales. Ello a través del diseño e implementación del Octavo Censo de Población, Séptimo de Vivienda y Primero de Comunidades, y la actualización de las estadísticas laborales, el cálculo de la canasta básica familiar, el índice de precios al consumidor y las líneas de pobreza monetaria, entre otros instrumentos.

Este crédito responde a una visión estratégica, de mediano y largo plazo, que busca fortalecer la institucionalidad del INEC, generar capacidades técnicas y actualizar estadísticas de base que constituyen el punto de partida para planificar el desarrollo del Ecuador, en los próximos diez años.

De acuerdo con un comunicado del multilateral, en el contexto actual, en el que se genera abundante información en tiempo real, invertir en el sistema estadístico nacional resulta estratégico para visibilizar realidades, identificar necesidades, establecer metas y monitorear su avance. “Por ello, el apoyo técnico y financiero del Banco Mundial nos permitirá proporcionar al país estadísticas relevantes, fiables y de calidad”, manifestó el director ejecutivo del Instituto Nacional de Estadística y Censos, Roberto Castillo.

Publicidad

Los resultados de las operaciones estadísticas que se apoyarán a través de este préstamo serán fundamentales para que el Gobierno pueda trabajar en los mapas de pobreza e identificar nuevos territorios en el país en donde el Registro Social necesita ser actualizado. De esta manera se podrá mejorar la focalización de los programas sociales y el acceso a servicios por parte de la población más vulnerable. Para esto se fortalecerán tres fuentes fundamentales de información: censo, encuestas y registros administrativos.

Optimizar el uso de los registros administrativos y de la geoestadística es esencial para modernizar los sistemas de monitoreo y evaluación de los diferentes programas estatales. La producción de esta estadística clave será complementada por mejoras en la capacidad e innovación en la producción estadística del INEC. En este sentido, se pondrá énfasis en recopilación de información para contar con un mayor número de indicadores de género y cambio climático.

Las estadísticas nacionales son fundamentales para la información y la toma de decisiones oportuna, las cuales permiten diseñar e implementar proyectos y programas para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos”, dijo la directora del Banco Mundial para Bolivia, Chile, Ecuador y Perú, Marianne Fay. “Este proyecto contribuirá a dos temas particularmente relevantes para un desarrollo equitativo y sostenible: el primero se trata de reducir las brechas de datos de género existentes y aumentar la calidad de estos datos; y, el segundo es aumentar la disponibilidad de datos sobre pobreza, desigualdad y vulnerabilidades de los hogares a las crisis, incluido el cambio climático”, señaló.

El proyecto aprobado tiene cuatro componentes. El primer componente busca el mejoramiento de la información demográfica a través del nuevo Censo de Población y Vivienda. El segundo componente se enfocará en el fortalecimiento de la producción estadística a partir de las encuestas de Ingresos y Gastos, la de Fuerza de Trabajo y la Integrada Agropecuaria. El tercer componente promoverá el fortalecimiento de la producción estadística a partir de registros administrativos. Y el último componente comprende la gestión, seguimiento y evaluación del proyecto y fortalecimiento de la capacidad de gestión del INEC.

Publicidad

El préstamo es de tipo variable, reembolsable en 17 años, incluido un periodo de gracia de 5 años.

El país está a las puertas de realizar un nuevo censo que en esta ocasión hará uso de herramientas tecnológicas. Este incluye la modalidad de respuesta en línea, la participación de encuestadores calificados que usarán también herramientas tecnológicas para la captura de la información, y un plazo más extendido de seis semanas para el levantamiento de información. El proceso, que se desarrollará del 7 de noviembre al 18 de diciembre de 2022, tendrá un costo de $ 57 millones. (I)