“Desde que la gasolina súper pasó de los $ 4 el galón ya la plata no me alcanzaba y empecé a mezclar la gasolina súper con extra, a la hora de tanquear. Mi auto que es chino de alta gama, según la recomendación del concesionario, debe usar súper, pero ya no me alcanzaba la plata. Ahora le pongo extra, pero la mezclo con súper que me sirve como aditivo”. Así cuenta su experiencia Paula Rosales de cómo migró de gasolina súper (precio liberalizado) a la gasolina de menor calidad y de menor precio (extra o ecopaís). Asegura que cuando va a tanquear le pide al empleado de la estación de servicio que le ponga $ 15 de súper y el resto que lo llene con extra. Así dice que logra una gasolina de mejor calidad, pero sin afectar tanto su bolsillo.

Paula cuenta que su esposo hace lo mismo con su carro de origen europeo. Él suele cargar $ 10 de súper y el resto extra, dice.

Esta forma de incrementar el octanaje mezclando gasolina subsidiada con la gasolina sin subsidio para abaratar costos e incrementar a la vez un poco la calidad se ha vuelto un comportamiento cada vez más repetitivo entre los consumidores.

De acuerdo con Francisco Silva, quien forma parte del directorio de la Cámara de Distribuidores de Derivados de Petróleo del Ecuador (Cammdepe), cada vez más clientes optan tanto por este sistema de mezcla, como también por comprar aditivos que suben el octanaje de la gasolina. Dice que no conoce qué tan bueno será para el motor de un carro hacer esta mezcla casi artesanal.

Publicidad

En todo caso comenta que lo que se ve más comúnmente es que los consumidores compran mitad del valor de súper y mitad del valor de extra o ecopaís ($ 10 del un producto y $ 10 del otro). Silva indica que no se debe mezclar tomando en cuenta el valor del combustible, sino los galones. Por ejemplo, si se pone tres galones de súper, se debería poner una cantidad igual de extra, para que haya un mejoramiento de octanaje, que pudiera llegar a los 88,5 octanos. Es decir una gasolina que tendría prácticamente el mismo octanaje de la gasolina que empezará a venderse desde este 11 de agosto en 68 gasolineras, especialmente de la Costa.

Guayaquil será el centro del plan que busca recuperar el consumo de una mejor gasolina

Para Silva, el tema de la mezcla podría ser también un problema para la comercialización de la nueva gasolina ecoplús 89. Esto porque se ha dicho que su precio será de mercado y, por tanto, resultaría más cara que la propia mezcla que se está haciendo de manera artesanal por parte de los propios clientes. Hasta el momento no se conoce cuál será el precio de la nueva gasolina.

En cambio, sobre el tema del aditivo explica que en estos días se vende mucho más y sus clientes preguntan por los aditivos que ayudan a subir el octanaje. Dice que hay varios en el mercado, incluso algunos importados que en sus indicaciones señalan que se debe poner uno por cada tanqueada. Estos llegan a costar entre $ 3 y $ 10. El valor también depende del volumen de cada frasco.

Las gasolineras tienen un buen surtido de aditivos, pues los consumidores piden este producto para ayudar a sus motores, frente a la calidad de la gasolina regular. Cortesía: Francisco Silva Foto: El Universo

Pedro Villota, ingeniero automotriz, hace varias observaciones y advertencias frente a la mezcla artesanal de gasolina. Explica que normalmente las gasolinas no se mezclan pues tienen diferentes aditivos que no les permiten juntarse. Por ello, explica que si las personas quieren mezclar las gasolinas en el tanque deben hacerlo cumpliendo al menos dos parámetros. El primero es que se ponga igual cantidad de galones de la una y de la otra (cuatro galones de súper y cuatro galones de ecopaís o de extra). Pero además deberían aditivarle un emulsificante que permita la mezcla. “De lo contrario no se obtendría ni la calidad ni la ventaja económica, ni el cuidado del motor que se busca”, asegura.

Publicidad

De otro lado, Villota dice que también da resultado cargar solo gasolina regular, pero luego ponerle un aditivo que eleve el octanaje. Este es diferente al emulsificante.

Shell arrancará venta de ecoplús 89 en una de sus gasolineras en el norte y otra en el sur de Guayaquil

En todo caso, el tema de los precios y las necesidades de los usuarios también llevó a Petroecuador a proponer un plan para tener una tercera opción en gasolinas. Se trata justamente de la ecoplús 89, que saldrá a la venta el 11 de agosto próximo y es una gasolina de mayor octanaje y menor azufre, con precio liberalizado, pero menor al precio de la súper. Esta gasolina también genera expectativa entre las personas que ahora utilizan súper o que migraron de la súper a la extra. Pamela Ramírez cuenta que actualmente está aún poniendo súper en su auto. Sin embargo, se queja de que la última tanqueada que hizo le costó $ 60. Al ser consultada si ella se ve atraída por consumir la nueva gasolina de 89 octanos, respondió afirmativamente.

Publicidad

A más de la mezcla y el uso de aditivos, la posible migración a la gasolina de 89 (más barata que la súper, pero de mejor calidad que la extra), los consumidores hallan maneras curiosas de ahorrar gasolina. No es difícil encontrar taxistas en su parada que en fila a la espera de un cliente prefieren empujar sus autos en neutro, para no prenderlos mientras aguardan su turno. Al consultar a varios de ellos del porqué realizan esa maniobra, explican que de esa manera no gastan combustible. Tratan de ser lo más ahorrativos, pues el combustible es un factor importante en su negocio.

Dos gasolineras de Terpel comenzarán a vender la nueva gasolina ecoplús 89 en Guayaquil

Sobre la nueva gasolina ecoplús 89, Villota dice que si esta cumple con los parámetros ofrecidos, sí será una buena alternativa para los vehículos. “Mejor que hacer una mezcla artesanal en el propio tanque”, dice.

Villota también comenta que de acuerdo a su amplia experiencia de años, las gasolinas no tienen buenos resultados en los motores, no tanto por el producto que entrega Petroecuador, sino por las mezclas que se hacen en las estaciones de servicio, para obtener un mayor rédito económico. También tienen diferentes resultados debido a la región en la que se comercializa.

A partir del 12 de octubre, en cambio, se espera que Petroecuador despache también la gasolina súper de 95 octanos. Esto va a permitir que el parque automotor del país mejore, pues se podrán importar vehículos de motores más eficientes. Para Francisco Silva, esto será positivo, aunque el precio no deja de ser un limitante.

Petroecuador y el Gobierno han ratificado que la gasolina ecoplús 89 será una tercera opción, pues las gasolinas ecopaís y extra continuarán en el mercado con el precio congelado de $ 2,40. (I)