El Gobierno de Ecuador ordenó de manera “urgente” acciones de limpieza y remediación tras un derrame de petróleo ocurrido en una zona de la Amazonía por la rotura del Oleoducto de Crudos Pesados (OCP) privado, informó la Secretaría de Comunicación de la Presidencia.

A través del Ministerio del Ambiente, “el Gobierno ha dispuesto de carácter urgente e inmediato la gestión de las actividades de contingencia, limpieza y remediación” en el sector de la localidad de Piedra Fina, señaló este 29 de enero la cartera de Estado en un comunicado, sin precisar la cantidad de crudo derramado.

Agregó que trabajadores permanecen “monitoreando ambientalmente la zona afectada”, luego de la rotura del OCP registrada la tarde del viernes en esa área ubicada en el límite entre las provincias amazónicas de Napo y Sucumbíos (fronterizas con Perú y Colombia).

Publicidad

El Comité de Operaciones de Emergencia de la provincia de Napo activó sus actividades para garantizar la distribución de agua para sus pobladores.

De acuerdo con el Gobierno, el desprendimiento de piedras a causa de fuertes lluvias afectó “cuatro tubos de la infraestructura” del OCP, que transporta a diario unos 450.000 barriles de crudo.

En la víspera, la empresa señaló que el daño se “registró en una zona en la que el tubo no se encuentra directamente expuesto a los ríos”. Añadió que su personal trabajaba “de manera intensa en evitar cualquier riesgo de que este (derrame) alcance fuentes de agua”.

Publicidad

La empresa no ha suspendido la recepción ni las exportaciones de crudo.

Ecuador explotó 494.000 barriles diarios de crudo entre enero y noviembre, la mayoría a cargo de la estatal Petroecuador, según el Banco Central del Ecuador.

Publicidad

En el sector de Piedra Fina, en diciembre, el OCP y el Sistema de Oleoducto Transecuatoriano (SOTE) estatal debieron construir ramales alternativos de sus ductos y suspender el bombeo de petróleo debido a la erosión del suelo causada por el río Coca.

En mayo del 2020, en el mismo sector se produjo un hundimiento que destruyó tramos del SOTE, el OCP y un poliducto. Entonces, ocurrió una fuga de unos 15.000 barriles que acabaron vertidos en tres ríos amazónicos, afectando a las poblaciones ribereñas, algunas indígenas. (I)