Desde el año 2001 la inflación en Ecuador se ha reducido de manera drástica tras la dolarización.

El incremento del nivel general de precios del 2006 al 2015 no es comparable con lo que ocurrió antes de la dolarización cuando con la moneda del sucre la inflación de los años 90 bordeaba el 40 %.

En 2020 hubo una pequeña deflación, un fenómeno relativamente extraño porque estamos acostumbrados a que haya una gran inflación.

Lo que también ha ocurrido es un cambio en los precios. La inflación la medimos con respecto a los productos habituales de consumo, pero los hábitos de vida han cambiado mucho.

Publicidad

Hoy se gasta menos en comidas fuera de casa y más a domicilio.

Los arriendos en las ciudades han variado a la baja, pero en la zona de los valles de Cumbayá o Tumbaco, en Quito, han subido.

Los bienes electrónicos han aumentado de precio y otras cosas evidentemente se han consumido menos como todo lo que es ocio o cultura fuera de casa.

Las personas han pagado mucho más por internet en el confinamiento por la demanda de más gigas.

Los precios relativamente bajos son una manera de paliar la pérdida de empleo y del poder adquisitivo.

Para los que han perdido el empleo o el negocio es un desastre ya que no disponen de sus ingresos mensuales. (O)