Aprovechar los valores que las empresas se ahorran al aplicar el teletrabajo, para ayudar a quienes se quedaron sin empleo, es la propuesta que ha hecho el Deutsche Bank en Alemania. Se generarían 41.000 millones de euros (unos 49.000 millones de dólares, al cambio actual) anuales en Estados Unidos y 16.000 en Alemania ($ 19.000 millones aproximadamente).

A raíz de la pandemia de coronavirus, el teletrabajo pasó a ser una modalidad extendida en las empresas, en vista de que las personas no pueden aglomerarse en las oficinas o se busca la menor movilización posible de la ciudadanía, para evitar la expansión de la enfermedad.

"Pero el teletrabajo es también un símbolo de estatus. La crisis del Covid-19 ha acentuado las desigualdades a todos los niveles, y eso es particularmente visible a la hora de examinar quién puede practicar el teletrabajo y quién no. En general, los profesionales trabajan desde casa. Los trabajadores con menor cualificación tienen que ir a sus centros de trabajo y exponerse a contraer Covid-19. O eso, o han perdido su empleo porque lugares de trabajo están cerrados", recordó Pablo Pardo, corresponsal de El Mundo.

Por eso, la sugerencia del Deutsche Bank busca que las compañías den 5 % del salario bruto de cada empleado al que hayan puesto en modalidad de teletrabajo. Se toma en cuenta que las empresas se ahorran en gastos de oficinas, servicios básicos, transportación, comida, etcétera.

"Es una idea provocadora, que probablemente debería ser 'refinada' y adaptada a cada país, pero que es razonable, y más aún en un momento en el que países como España están descubriendo que los ERTE (Expediente de Regulación de Empleo Temporal, que se aplica cuando las empresas no pueden pagar el salario a los trabajadores) no dan más de sí", advirtió el comunicador.

Otro impacto del teletrabajo, señaló Pardo, es que los centros urbanos reciben menos cantidad de personas, en vista de que no hay la misma cantidad de gente acudiendo a oficinas y gastando en parqueos, restaurantes, etcétera.

"Este gravamen sería una forma de fomentar la solidaridad real en un momento de crisis. Y los directivos de Deutsche Bank que han tenido la idea mientras teletrabajaban, tendrían que ser los primeros en pagar a los empleados de sus oficinas que no pueden ir a ellas", concluyó el periodista. (I)