El presidente del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social (CPCCS), Christian Cruz, responde a las denuncias que hace la consejera María Fernanda Rivadeneira sobre presuntas irregularidades en su carné de discapacidad, que lo obtuvo el 28 de febrero de 2009.

En una entrevista por la red Zoom con este Diario, y mostrando el expediente judicial en el que se investigó cómo se emitió esa credencial, se defiende y asegura que no renunciará a la presidencia porque no se “prestará a sugerencias que pueden tener un tinte político o personal”. Afirma que no acudió a la recalificación de su discapacidad hace diez años porque había una persecución política en su contra.

¿Son verdaderos los documentos que presentó la consejera María Fernanda Rivadeneira?

El carné es real. Las denuncias de la consejera, que ha presentado documentos mutilados, son falsos. Hay una investigación sobre mi carné que se investigó hace diez años. Cuando el Consejo Nacional Electoral (CNE) a través de su expresidente Omar Simon organizó una persecución política. Hasta el día de hoy traigo documentos certificados de la Fiscalía General para que puedan constatar. Después de un año de investigación, de análisis, fue la Fiscalía y el juez competente quienes desestimaron el proceso. Aquí están las pruebas, aquí están las verdades. Lo que la consejera muestra son partes del proceso, son hojas intermedias, y hubiese sido bueno que muestre toda la documentación, especialmente la resolución. Lo ha hecho con intereses políticos y oscuros.

Publicidad

¿Qué intereses tendría?

Sería importante que le pregunte. Lo ha demostrado a través de sus actos. Este es el documento de Fundación Vista para Todos, que ha sido revisado y analizado por peritos, grafólogos. Aquí están las pruebas, pero lastimosamente, la consejera utiliza los espacios del Consejo para deslegitimar al primer presidente que nace por voluntad del pueblo, que es independiente, honesto. Ratifico lo que la Fiscalía y el juez han manifestado: la inocencia y la desestimación del proceso hace diez años, con la que otros políticos intentaron mancillar mi nombre. Pero la justicia ratificó mi honorabilidad.

Usted adquirió el carné en un contexto en el que iba a participar en el concurso para ser vocal del CPCCS en el 2009. ¿Lo obtuvo para acceder a los dos puntos por acción afirmativa?

Esa es la apreciación de las consejeras. La verdad es que como soy deportista, en el 2009 aproximadamente, tuve un accidente, teniendo una discapacidad visual y auditiva. No es física como maliciosamente se pretende hacer entender. Y esta discapacidad del 81% es la sumatoria de las dos discapacidades, auditiva y visual, teniendo en cuenta que cuando antes se valoraban las discapacidades empezaba con una base del 30 %. Es decir, una persona que tenía una discapacidad mínima empezaba con el 30 %, no con el 1 % ni 2 % ni 3 %, y la persona que tenía una mayor discapacidad tenía un 40 %. Sumadas estas dos discapacidades sumaban el 81 %.

Publicidad

¿En qué consiste su discapacidad?¿Qué enfermedad tiene para que le hayan determinado el 81 % y a cuánto corresponde cada una?

Tengo cierta limitación al oír y al ver, por eso me hice la operación ocular el 28 de febrero de 2020. Lastimosamente, la gente ha impulsado esta serie de medias verdades para deslegitimar. Pero he sido yo quien ha pedido la recalificación al Ministerio de Salud Pública. He sido yo quien ha solicitado a la Asamblea Nacional a través de la Comisión de Fiscalización que recepte la documentación, sin que yo sea convocado, y lo hago por honor a la verdad. Además, mi caso fue en el 2009, y los casos de los asambleístas y el resto de funcionarios investigados van a ser investigados desde el 2013. Hay una acusación de que tengo una licencia de conducir, y esta licencia la saqué en 1994, y ahí tengo un requerimiento de usar lentes. Hoy somos independientes, que estamos revelando $7000 millones en casos de corrupción llevados a la Fiscalía.

Pero ¿cuál es la enfermedad que tiene, miopía, astigmatismo...?

Entre otras... miopía, astigmatismo, pero tenía dificultad y tengo todavía para escuchar, y cierta dificultad para ver.

Publicidad

¿Usa el dispositivo electrónico para los oídos y poder escuchar?

No, no uso.

¿Ha dicho que sumada es 81%, pero en cada una cuánto tiene?

Sumadas las dos son el 81 %. No sé exactamente, pero podemos decir aproximadamente, para que los ecuatorianos tengan una idea, un 50 %-50 % en cada uno. Un 40 %, 41 % estimado.

Publicidad

¿Fue un oftalmólogo el que certificó que requería un carné?

Los doctores fueron aquellos que necesitaba para hacerme atender y son ellos los que me determinaron las variaciones, y eso está en la información médica.

El exvicepresidente del Conadis Xavier Torres lo buscó en el 2010 para que se haga una recalificación de la discapacidad a propósito de las denuncias. ¿Por qué no acudió a la cita?

Porque fue una persecución política. Sin tener fundamento, fui un perseguido político. Y por la denuncia que me ponen luché por un año, con peritos, con médicos, transparentando los procesos, y finalmente triunfaron la verdad, la honestidad y la justicia. Después de un año, me dieron la razón. Con todo el aparato político contra mí. Yo no podía caer en la provocación de manera permanente.

Pero para dar certezas, ¿no era mejor haber acudido a la recalificación hace diez años y así derrumbar cualquier sospecha sobre su postulación?

Eso hubiese sido lo ideal. Pero ahora mismo que tengo la oportunidad de enseñar la documentación a los comunicadores que informan de manera parcial. Luego de la operación que mantuve en este año solicité de manera voluntaria la recalificación. Eso demuestra mi buena fe y la verdad.

¿Teme que este proceso llegue a la Asamblea Nacional, sea sometido a un juicio político y lo destituyan del cargo?

No, de ninguna manera. Porque tengo la verdad. Lo puedo demostrar, más allá de las palabras, puedo demostrar en una vida de 44 años que soy independiente, que soy apartidista y que lucho por los intereses de los ecuatorianos.

Hubo cinco votos de sus colegas que le solicitaron renunciar porque se cuestiona su probidad. ¿Por qué aferrarse a la presidencia y, al contrario, enfrentar libremente las denuncias?

Porque mi presidencia es legal, participativa y democrática. El único organismo que puede destituir a un funcionario de elección popular es la Asamblea, y debo hacer respetar la ley y la Constitución, porque tengo los documentos y la verdad, por eso estoy de presidente. Porque los ecuatorianos necesitan gente honesta y transparente, porque estoy investigando los casos de corrupción pasados y actuales.

No le están pidiendo que renuncie a la consejería, sino a la presidencia.

No es legal y tampoco legítimo. Y no me voy a prestar para sugerencias que pueden tener un tinte político o personal. Tengo que sujetarme a las normativas legales, y por eso hoy más que nunca estoy haciendo respetar la ley, y estamos trabajando con acciones positivas que nos permiten informar la importancia del Consejo, con hechos y no palabras. Por eso estoy aquí de presidente.

¿Ha accedido a las exenciones tributarias por su vehículo?

No he importado un vehículo utilizando el carné de discapacidad. Tampoco he importado algún bien del exterior. La consejera falsea la verdad, deslegitima una verdad que es parte de un expediente. Es falso que haya importado un vehículo utilizando el carné.

¿Sobre el pago de impuestos sí ha habido exenciones?

Lo que corresponde a los beneficios del carné, por supuesto. Lo he tenido que hacer por derecho, porque es legal, es legítimo.

¿Cuándo se va a someter a la recalificación?

Esperaré a la respuesta del ministerio. He sido yo el que ha solicitado la recalificación. Luego determinarán si es necesario o no continuar con esto.

Rivadeneira mostró una nueva denuncia por presunta falsificación de un documento de un funcionario del Consejo, Juan Carlos Ramírez, a su favor.

Es una conducta cuestionable de la consejera, utilizar espacios públicos para pretensiones personales. Será ella la que deba motivar ante la justicia y no ante el pleno cualquier tipo de denuncias particulares. Los funcionarios del Consejo somos gente honorable.

¿Cesarán estas sesiones acaloradas, tensionantes entre ustedes?

Esas pretensiones y acciones de las consejeras deben explicar ellas. Hemos sido respetuosos. Sin embargo, el odio que a través de infames denuncias, sin documentación se permiten mancillar el nombre de las personas tratando de tener protagonismo público, entrevistas en la prensa. No quieren trabajar las consejeras. Obstruyen, irrespetan, abusan de su poder, transgreden no solo a los consejeros, sino a los funcionarios. Ellas quieren eliminar el Consejo, no conocen ni la ley. Les molesta la independencia que tengo, el respeto, que no he caído en provocaciones y que no soy una persona política.

¿Cómo ha logrado mantener esa mayoría con los cuatro hombres? Las tres consejeras los critican por machistas...

Con respeto, democracia, coherencia. Porque aquí no hay mayoría, sino la voluntad de quienes quieren trabajar.

¿Les bloquea los micrófonos en las sesiones?

No he bloqueado a nadie. Ellas, siendo coadministradores del Zoom, no abren los micrófonos. En el pleno no se ve odio y revanchismo, aun teniendo el legítimo derecho y posibilidad de desenmascar las acciones, no caemos en la provocación.

¿Con estas denuncias se desgastó más la imagen del Consejo?

Todo es para bien y esta denuncia lo que hace es reafirmar el buen camino que estamos realizando. Han pretendido dañar el nombre, y la verdad nos permite ser fuertes cada día. (I)