No todos tienen experiencia en el sector petrolero, pero en sus discursos, los nuevos altos funcionarios que manejan esta actividad estratégica del país han apelado a la necesidad de luchar contra la corrupción, tras los escándalos generados durante el anterior Gobierno.

Así, en el manejo del sector petrolero se ha incorporado a nuevos actores desde el inicio de la administración de Lenín Moreno. En el anterior régimen, el vicepresidente Jorge Glas se encargaba de los sectores estratégicos, pero ahora el denominado Consejo Sectorial de Infraestructura y Recursos Naturales No Renovables (en el cual se incluye Hidrocarburos) está encabezado por Paúl Granda, actual ministro de Obras Públicas y exalcalde de Cuenca.

Como delegado del primer mandatario en los directorios de Petroecuador, Petroamazonas y Flopec está Eduardo Mangas, quien no tiene conocimiento del sector, pero es el secretario de la Presidencia.

Otro actor que en la conformación anterior no constaba es el gerente de la Empresa Coordinadora de Empresas Públicas (EMCO), Jorge Wated. En su perfil se menciona que es un administrador de empresas y empresario guayaquileño.

El ministro Carlos Pérez García, que viene de la industria petrolera privada, ha iniciado la revisión de los contratos petroleros y de preventas con China, Omán y Tailandia. También ha buscado acuerdos con empresas acreedoras de Petroamazonas y ha iniciado ofertas de campos menores.

Tras los escándalos de corrupción en los que terminaron acusados los exgerentes Álex Bravo, Marco Calvopiña y Carlos Pareja Yannuzzelli, la gerencia de la empresa petrolera del país está en manos de Byron Ojeda, empresario e ingeniero civil que manejaba hasta hace pocos meses una empresa de instalación y construcción de soluciones en audio y video.

Admite su falta de experiencia, pero ha dicho que se valdrá de la de varios profesionales a lo interno de la empresa.

Para Luis Calero, analista petrolero, los cambios en la estructura no contribuyen al objetivo que se debería perseguir, que es un manejo técnico del sector. El experto opina que se debería buscar la profesionalización de los directorios y no la intervención de nuevos niveles que además son políticos.

El exministro de Energía, Fernando Santos Alvite, dice que resulta ilógico que quienes estén a cargo de las empresas tengan actividades paralelas y no entiendan técnicamente del sector petrolero. Deben poder dedicarse a tiempo completo para poder sacar adelante las empresas, comentó. (I)