El objetivo principal es comprender cómo este planeta se transformó en un “mundo infernal” a pesar de tener otras características similares a la Tierra.

Las dos misiones fueron seleccionadas en el marco de la novena ronda de competencias del programa Discovery de la NASA, que en 2019 lanzó un nuevo llamado a propuestas y desde 1992 ha impulsado el desarrollo más de 20 misiones e instrumentos.

Ambas misiones a Venus recibirán un financiamiento inicial de US$500 millones cada una para su desarrollo y serán lanzadas entre 2028 y 2030.

Se trata de “una oportunidad de investigar un planeta que no hemos visitado en más de 30 años”, apuntó el miércoles el administrador de la NASA, Bill Nelson, al anunciar las misiones durante su primer discurso sobre el “Estado de la NASA” desde que asumió su cargo en mayo de este año.

Publicidad

La última sonda de Estados Unidos en llegar a Venus fue Magallanes, que orbitó el planeta en 1990. Otras sondas de Europa y Japón han orbitado el planeta desde entonces.

El nuevo administrador de la NASA, Bill Nelson, anunció las misiones a Venus durante su primer discurso sobre el "Estado de la NASA". Foto: NASA

“Estas dos misiones tienen como meta comprender cómo Venus se transformó en un mundo que es como un infierno”, señaló Nelson.

Venus es el planeta más caliente de nuestro sistema solar, a pesar de que es el segundo en distancia desde el Sol, luego de Mercurio. La temperatura en la superficie de Venus es de cerca de 500 grados centígrados.

Venus es considerado nuestro planeta hermano, evolucionó de una forma muy similar a la Tierra, es prácticamente del mismo diámetro, de la misma composición”, explicó a BBC Mundo Adriana Ocampo, ejecutiva de programa en la división de ciencia planetaria de la NASA.

“Sabemos que al comienzo su evolución fue muy parecida a la de la Tierra, incluso potencialmente se piensa que tenía grandes océanos 500 millones de años atrás. Entonces la gran incógnita es que pasó con Venus. ¿Qué pasó que hizo que Venus evolucionara de una forma tan tan diferente a la de la Tierra y se transformara en un planeta tan letal para la vida como la conocemos aquí en la Tierra?”, agregó la experta.

“¿Por qué Venus llegó a temperaturas tan altas que si ponemos un pedazo de plomo en su superficie se derrite como la manteca?”.

Publicidad

Adriana Ocampo: "Al comienzo la evolución de Venus fue muy parecida a la de la Tierra. La gran incógnita es que pasó con Venus. ¿Por qué llegó a temperaturas tan altas que si ponemos un pedazo de plomo en su superficie se derrite como la manteca?". Foto: NASA

En que consistirán las misiones

Una de las misiones se denomina Davinci+, acrónimo en inglés de Investigación de la Atmósfera Profunda de Gases Nobles, Química e Imagenología de Venus.

Davinci+ realizará mediciones en la atmósfera del planeta para comprender cómo se formó y evolucionó, e intentará dilucidar si Venus tuvo un océano en el pasado.

Se espera que la misión envíe además las primeras imágenes de alta resolución de formaciones geológicas conocidas como “tesserae”. Los científicos creen que estas formaciones tendrían similitudes a los continentes terrestres, e indicarían que Venus también tuvo placas tectónicas.

James Garvin, del Centro Goddard de Vuelo Espacial en Greenbelt, Maryland, es el investigador principal de la misión.

Imagen generada por computadora de Sapas Mons, uno de los volcanes de Venus. Foto: NASA/JPL

La segunda misión es Veritas, acrónimo en inglés de Emisividad, Ciencia de Radio, InSAR, Topografía y Espectroscopía de Venus.

Veritas mapeará la superficie del planeta para comprender su historia geológica y por qué evolucionó en forma tan diferente a la Tierra.

La misión utilizará un radar para cartografiar las elevaciones en la superficie y descubrir si Venus aún tiene terremotos y volcanes activos.

Suzanne Smrekar, del Laboratorio de Propulsión a Reacción de la NASA, JPL, en California, es la investigadora principal de Veritas.

Algunos instrumentos serán aportados por el Centro Aeroespacial Alemán, la Agencia Espacial Italiana y el Centro Nacional de Estudios Espaciales de Francia.

Los misterios de Venus

“Es sorprendente cuán poco sabemos sobre Venus. Pero la combinación de los resultados de estas misiones nos informarán sobre el planeta desde sus nubes en el cielo y sus volcanes en la superficie hasta el mismo núcleo del planeta”, afirmó Tom Wagner, de la División de Ciencia Planetaria de la NASA.

Además de comprender por qué Venus evolucionó en forma tan diferente a la Tierra, otro interrogante crucial es la posibilidad de actividad biológica.

Adriana Ocampo explicó que “Venus tiene una atmósfera muy espesa, compuesta de nubes de ácido sulfúrico. Sin embargo, cuando vamos a la atmósfera mediana de Venus aproximadamente de 50 km a 80 km en altura, las condiciones son más benignas, menos ácidas y las temperaturas son más bajas”.

En esa región existe algo que nos viene intrigando a la comunidad científica por décadas que son como manchas en el ultravioleta que aparecen y desaparecen. Recientemente la posibilidad de que se haya podido detectar fósforo en esa región de la atmósfera mediana es potencialmente un resultado muy interesante que puede estar enlazado con muchos aspectos diferentes de cómo el fósforo pudo llegar a ese lugar”.

Uno de ellos potencialmente está enlazado con actividad orgánica, biológica, y esto tan intrigante es lo que ha traído que la exploración de Venus tiene que ser considerada para aprender más de este planeta”.

La NASA publicó en 2020 estas imágenes de Venus envuelta en nubes, obtenidas al procesar con nuevos softwares datos de la misión Mariner 10 de 1974. Foto: NASA/JPL-CALTECH

El estudio de Venus también puede ayudar a comprender mejor a nuestro propio planeta.

“Es importante notar que gracias a Pioneer Venus, que sobrevoló a comienzos de los 70 la superficie de Venus, fue que nos dimos cuenta por primera vez del efecto de invernadero”, afirmó Ocampo.

“Fue un conocimiento muy valioso para comparar los modelos atmosféricos con los terrestres, nos dimos cuenta que ese efecto invernadero de calentamiento de la atmósfera, que ese mismo proceso estaba tomando lugar aquí en la Tierra.”

“Además, Venus es como tener un exoplaneta dentro de nuestro sistema solar, porque cuando estamos buscando por ya la base de datos de más de 5000 exoplanetas que se vienen identificando, una de las cosas clave es encontrar planetas similares a la Tierra”, explicó Ocampo.

“Y estudiar las características de Venus, sus condiciones atmosféricas, nos puede dar la pauta de cómo buscar a esos planetas similares a la Tierra en otros sistemas solares tan lejanos dentro de nuestra Vía Láctea”.

Ocampo señaló que el interés de la NASA en Venus no es nuevo.

“La NASA siempre estuvo interesada en la exploración de Venus y ha colaborado con la comunidad internacional e incluso formó desde comienzos de los años 2000 un grupo que se llama ‘Grupo de Análisis de la Exploración de Venus’ o VEXAG”.

“Es un grupo compuesto de científicos, tecnólogos, ingenieros, de todas las personas interesadas en la exploración de Venus que se reúnen anualmente para justamente desarrollar conceptos de nuevas misiones y coordinar los objetivos científicos amplios de la exploración de Venus. Incluso si uno va a la página web de VEXAG ahí están los documentos que reflejan las prioridades científicas de la exploración del planeta”.

“Así que esto es algo que la NASA viene fomentando, apoyando e incluso financiando ya desde comienzo de la década del año 2000 y ha invitado a toda la comunidad, o sea que la composición de VEXAG no es solamente de científicos o ingenieros de Estados Unidos sino de toda la comunidad internacional.

Venus, nuestro vecino planetario más cercano, junto a la Luna creciente. Foto: NASA/BILL DUNFORD

“Estas dos misiones que han sido seleccionadas, Veritas y Davinci, fueron propuestas varias veces anteriormente, o sea que son misiones que vienen madurando en su concepto y llegaron a un punto de desarrollo clave para que realmente demostraran su excelencia científica por lo cual fueron seleccionadas”.

Para los científicos que han dedicado sus carreras a estudiar Venus, las nuevas misiones son un motivo de júbilo, de acuerdo a Ocampo.

“La comunidad científica planetaria venusiana está superentusiasmada, es como una nueva era de exploración del planeta Venus. Era un planeta que la comunidad sentía que era el planeta olvidado”.

Diez datos sobre Venus

Venus no es el planeta más cercano al Sol, pero es el más caliente. En la imagen artística se ve a Mercurio, Venus, la Tierra, Marte, Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno. Foto: GETTY IMAGES
  • Tiene un tamaño similar al terrestre y ha sido llamado el “planeta mellizo” de la Tierra, pero estos mellizos no son nada parecidos.
  • Su atmósfera es espesa y tóxica, cargada de dióxido de carbono y perpetuamente cubierta por nubes amarillentas principalmente de ácido sulfúrico que atrapan el calor, intensificando un efecto invernadero.
  • Es el planeta más caliente del sistema solar, aunque Mercurio está más cerca del Sol. Venus se encuentra a 108 millones de km del Sol.
  • La temperatura en su superficie es cercana a 500 grados centígrados, suficiente para derretir el plomo.
  • Un día en Venus dura 243 días terrestres.
  • El planeta gira en sentido contrario, por lo que en Venus el Sol sale por el oeste y se pone por el este (según nuestro sistema de puntos cardinales).
  • No tiene lunas ni anillos.
  • La presión es 90 veces la que se siente en la superficie de la Tierra, y es similar a la que experimentarías a una profundidad de 1,5 km en un océano terrestre.
  • Fue el primer planeta en ser explorado por una sonda, Mariner 2 de la NASA, en 1962.
  • La antigua Unión Soviética fue el único país que hizo aterrizar exitosamente una sonda en la superficie de Venus (Venera 7, en 1970). La sonda sobrevivió muy poco tiempo debido a las condiciones hostiles.

Fuente: NASA