Por muy corta o larga que sea la duración de una relación, uno de los motivos más frecuentes por los que una pareja rompe es por la infidelidad.

Porque no solo es el hecho de acostarse con otra persona, sino compartir momentos profundos y de calidad con otro hombre o mujer sin que la otra cara de la relación lo conozca y naturalmente es algo que resulta muy difícil de aceptar.

Si la relación es medianamente buena y prima la comunicación, la sinceridad tendrían que ser los cimientos que sustentan a la historia de amor, tal como publica Best Life.

Pero a la hora de la verdad, ¿qué es lo que delata realmente que nuestra pareja nos está engañando con otra persona? Aquí van una serie de ‘red flags’ o señales de alerta que delatan que su pareja pueda estar engañándole.

Publicidad

Por qué las aplicaciones de citas online son tan agotadoras (y cómo manejarlo)

Señales que delatan una posible infidelidad

1. Se ducha más de lo habitual

Si se está viendo con otra persona tratará de ocultar el olor de esta, algo que intentará camuflar de todas las maneras posibles.

Bet Sheva Marcus, trabajadora social, asegura que “cuando alguien está tratando de ocultar el sexo con otra persona, a menudo pone énfasis en eliminar el olor”. Aunque no es una señal clara, téngala en cuenta, si antes no eran tan frecuentes sus duchas rápidas o a horas poco habituales.

Aunque no es una señal clara, téngala en cuenta, si antes no eran tan frecuentes sus duchas rápidas o a horas poco habituales. Foto: IURII KRASILNIKOV

2. Están muy preocupados por alguien de su círculo cercano

Si tu pareja no suele ser esa clase de persona demasiado empática con los demás o de repente hay una persona que entra de sopetón en su vida y alega que está pasando por un mal momento, es posible que le esté engañando.

Esta es la teoría de Paul DePompo, director del Instituto de Terapia Cognitiva Conductual del Sur de California, quien cree que un cambio de comportamiento repentino que implique el ayudar a un amigo o amiga puede delatar un engaño conyugal.

Publicidad

El camino a aceptar la infidelidad de tu pareja

3. Ponen en duda que tú les seas fiel

Para no ser descubiertos, es posible que te acusen de algo que ellos están haciendo. Esto no es del todo raro, pues no levanta sospechas, lo cual denota un signo narcisista en la personalidad al pretender manipular a toda costa a las personas de su entorno.

“Para los narcisistas esta es una maniobra de distracción para encubrir algo obvio”, asevera Alena Scigliano, psicoterapeuta. “La pareja que es sincera no gasta tanta energía en defenderse y convencer a la otra persona de que la está engañando”.

Esto no es del todo raro, pues no levanta sospechas señalar al otro como actor de un mal que él mismo está haciendo, lo cual denota un signo narcisista en la personalidad al pretender manipular a toda costa a personas de su entorno. Foto: PeopleImages

4. Protegen fuertemente su teléfono celular

Esta señal de hacer trampa es un cliché porque a menudo es cierto. “Las personas con aventuras secretas cambiarán sus contraseñas con frecuencia o se preocuparán por dejar su teléfono”, dice Ashera DeRosa, terapeuta matrimonial y familiar licenciada.

“Pueden cambiar su configuración para no recibir notificaciones o no permitir que su pareja use su teléfono para cambiar la música o incluso usar la navegación mientras conduce”.

Publicidad

Su temor, por supuesto, es que su pareja encuentre evidencia digital de su aventura en su dispositivo.

Pueden cambiar su configuración para no recibir notificaciones o no permitir que su pareja use su teléfono para cualquier cosa. Foto: blackCAT

5. Un nuevo pasatiempo que le ocupa mucho tiempo

Todos tenemos ‘hobbies’ nuevos, y gracias a ellos podemos enfrentar muchos de los problemas de nuestra vida, pero si dedica demasiado tiempo a una tarea que presume de haber descubierto recientemente, es posible que solo esté tratando de camuflar una infidelidad. Sobre todo, si ese desempeño le hace llegar a horas intempestivas o poco habituales.

6. Da demasiadas explicaciones

Cuando las personas están mintiendo, tienden a sobreexplicarse, agregando muchos detalles que no son necesarios. Si en verdad fuera verdad lo que está contando, no pondría tanto esfuerzo en intentarlo demostrarlo.

Si de pronto le preguntas qué estuvo haciendo anoche y da nombres y apellidos de la gente con la que compartió ese momento o una retahíla de cosas que le contaron, puedes empezar a sospechar.

Publicidad

El tramposo recitará detalles, nombres y cosas específicas que pueden o no haber sucedido, casi contando una historia completa. En su mente, han cubierto todas las bases como coartada. Foto: skynesher

Una buena coartada siempre parte de una explicación detallada y minuciosa de lo sucedido, y en este caso, puede ser un claro signo de infidelidad.

(I)

Te recomendamos estas noticias