Si lo que buscas es disfrutar de un snack que no solo sea de tu gusto, sino también que aporte nutrientes a tu organismo, las semillas vegetales son una excelente opción. Estas se han convertido en tendencia en algunas partes del mundo debido a su alto valor nutricional y beneficios que presentan a la salud. Incluso, llegan a formar parte de preparaciones gourmet.

Las más conocidas son las semillas de chía, famosas por su beneficio de bajar el colesterol en la sangre. O las de lino o girasol, que llegan a ser parte de las tiendas de nuestro barrio como golosina. Sin embargo, hay otras menos aclamadas pero a la vez muy nutritivas y fáciles de conseguir, como lo son las semillas de zapallo o calabaza.

Es posible encontrarlas en gran número dentro de la calabaza, suelen ser grandes, planas, lisas y de diferentes colores. También son conocidas como “pepitas”.

¿Y sus beneficios?

  • Ácidos grasos omega 3 y omega 6, que protegen al corazón, reduciendo el colesterol malo (LDL) y aumentando el bueno (HDL).
  • Es una buena fuente de proteínas, que puede ayudar a regular el azúcar en la sangre en las personas diabéticas.
  • De los minerales se destaca el calcio, zinc y magnesio, que ayudan a mantener los huesos sanos y fuertes evitando enfermedades como la osteoporosis.
  • Posee vitamina A y antioxidantes que frenan los radicales libres que dañan a las células lo que ayuda a retrasar el envejecimiento.
  • Es muy rica en fibra por lo que también ayuda a reducir el colesterol en sangre y a evitar el mal funcionamiento intestinal, evitando el estreñimiento, según recoge el sitio web Aleteia.

Cocidas, horneadas, tostadas...

(Archivo) AMBATO. Productores ingresan al mercado Mayorista para atender la alta demanda.

A continuación te explicaremos algunas formas en las que puedes ingerirlas:

  • Horneadas

El horno debe estar a una temperatura de 190 grados Celsius. Primero se deben separar las semillas de la pulpa de la calabaza a mano o con un peine limpio. Limpiarlas con chorro de agua o remojándolas un par de horas, pasar por un colador, secar con papel de cocina y se colocan en una plancha para horno.

Si prefieres puede sazonarlas o no, puede ser con un poco de curry, pimienta de cayena o sal, que le agregan sabor. Si las prefieres dulces, le puedes agregar algo de clavo de olor, canela o nuez moscada. Después, colocar las semillas de calabaza en el horno 20 minutos hasta obtener un color dorado y con una textura crujiente. Dejar enfriar.

  • Tostadas

Precalentar el horno a 200 grados Celsius. El procedimiento es separar las semillas de la calabaza, y se las hierve en agua durante 10 minutos, luego se escurren y se colocan en una placa con aceite de oliva y se mezclan. Horno de 5 a 20 minutos.

  • Acarameladas

Se fríen las semillas en aceite de oliva en una sartén y cuando empiezan a saltar se le agrega 1 cucharada de azúcar en la sartén para que se caramelicen. Ten presente que a pesar de que son más ricas así, tienen más calorías y hay que consumirlas con mayor moderación. (F)