Cuando se trata de llevar una alimentación balanceada la avena es uno de los principales ingredientes que no puede quedar por fuera, sobre todo por sus propiedades y los múltiples beneficios que aporta a la salud.

Aunque este alimento se puede consumir crudo o cocido, hay quienes se preguntan si es necesario lavarlo antes de tomarlo.

¿Se debe lavar la avena antes de su consumo?

Se sabe que la avena contiene minerales, algunas vitaminas e hidratos de carbono, además es un alimento alto en fibra que aporta energía y es muy saciante.

Publicidad

La avena supera a otros cereales por su aporte de proteína y grasas saludables. Foto: Freepik.

Pero, se debe tener en cuenta que existen diferentes presentaciones como granos o copos, harina molida y salvado de avena.

Lo otro que debería considerar antes de su preparación es cuánto tiempo se debe dejar el cereal en remojo antes de su consumo y si se debe lavar previamente.

Algunos expertos en nutrición sugieren lavar la avena para eliminar impurezas que haya contraído durante su producción, como pesticidas, y garantizar el consumo de un producto limpio, indica El País.

Publicidad

En algunos casos los pesticidas utilizados en la agricultura convencional pueden quedar en la superficie de los granos de avena. Foto: Pixabay.

Por su parte, la nutrióloga Aimee Msa sugiere en el sitio web de preguntas y respuestas Quora que si se va a cocinar la avena no es necesario lavarla.

Pero, “si la vas a comer cruda, es más fácil digerirla si la enjuagas en agua” ya que las enzimas digestivas hacen más difícil la digestión de la avena en el cuerpo.

Publicidad

Cómo preparar la avena

La experta en cocina vegana Míriam Fabà explica que la avena en copos, sean grandes o pequeños, se pueden usar para la preparación de gachas o tortillas, como cita La Vanguardia.

Las gachas de avena son un plato muy común y sencillo de preparar pues se cocinan los granos en agua o leche de su preferencia. Foto: Pixabay.

Si va a preparar avena para el desayuno puede cocinar los copos de avena con leche animal o vegetal por poco tiempo y hasta que esté cremosa. A este plato puede añadir frutas como plátano o manzana.

Con esta forma de preparación “no es para nada aconsejable lavarla porque se nos ablandará y no quedará bien”, dice la experta.

Entre sus recomendaciones incluye mezclar 30 o 40 gramos de avena con 250 mililitros de líquido, sea agua o leche, y mezclar durante todo el tiempo de cocción a fuego medio.

Publicidad

Cuidar la proporción del líquido ayudará a que la avena espese solo lo justo y no quede como una piedra, sin embargo, la textura dependerá del gusto de la persona.

El agua de avena es una preparación muy común y con múltiples beneficios para la salud. Foto: Freepik

En caso de una bebida como agua de avena o leche de avena, remoje el cereal durante un par de horas antes y luego descarte esa agua.

Posteriormente añada agua nuevamente, filtre en un colador para obtener solo el líquido al que podrá agregar canela en polvo o vainilla en esencia. (I)

Te recomendamos estas noticias