La Escuela Médica de Harvard, en su reporte especial Better bladder and bowel control, comparte una técnica de entrenamiento para la vejiga, paso a paso, que puede ayudar a quienes sufren de vejiga hiperactiva que les hace sentir la necesidad imperiosa de orinar aunque no esté llena.

Esta sensación es molesta, pero el verdadero impacto en la calidad de vida es cuando la urgencia no se puede controlar y resulta en incontinencia.

El entrenamiento de la vejiga es una estrategia que da resultados para tratar o evitar la incontinencia urinaria. Dos de las claves son tener un horario para ir al baño y hacer ejercicios de los músculos pélvicos.

Publicidad

  • Haz un diario. Por un día o dos, lleva el registro de las veces que vas a orinar o pierdes orina en el día.
  • Calcula. En promedio, ¿cuántas horas resistes entre cada ida al baño?
Dos de las claves son tener un horario para ir al baño y hacer ejercicios de los músculos pélvicos. Foto: Shutterstock
  • Escoge un tiempo de espera. Basado en el promedio anterior, establece un tiempo de entrenamiento: 15 minutos más de lo que usualmente resistes. Si necesitas ir al baño cada hora, oblígate a ir cada hora con 15 minutos.
  • Resiste. En el primer día, ve al baño a primera hora en la mañana y no vuelvas hasta que alcances tu límite establecido. Si llega el tiempo y no tienes ganas de orinar, ve de todas maneras. Si la urgencia llega primero, recuerda que la vejiga no está llena y que puedes esperar.
  • Intenta con los ejercicios de suelo pélvico o Kegels, o simplemente trata de esperar cinco minutos más con algo que te distraiga y luego camina con tranquilidad al baño.
  • Aumenta el intervalo. Una vez que tengas éxito con el tiempo que te propusiste, súmale otros 15 minutos. Con el pasar de las semanas y los meses, serás capaz de esperar mucho más y sentir la urgencia cada vez menos.

Si después de 4-8 semanas de entrenamiento ves que has mejorado, haz otro diario para compararlo con el primero y anota la diferencia. (I)