Es conocida por ser una refrescante bebida que puedes acompañar en cualquier comida a lo largo del día. La unión de la zanahoria y el pepino hace un refresco que puedes disfrutar en medio de calores y el verano. Pero no solo por eso, sino por los beneficios a tu organismo. Te lo contamos a continuación.

El jugo de zanahoria y pepino es una opción que colabora con la eliminación de líquidos retenidos por el organismo. Además, ayuda con el alivio de la pesadez e hinchazón, dos molestias que suelen ser comunes.

Debido a su valor nutricional, esta bebida se considera no solo hidratante, sino antioxidante, diurética, antiinflamatoria y desintoxicante, según la dietista Renata Kosierb, del portal Mejor Con Salud.

¿Cuáles son los beneficios del pepino?

Foto: Freepik

Conocido por ser una de las hortalizas más bajas en calorías, el pepino es muy conocido por ser un aliado para la salud renal y urinaria. Está compuesto por más de un 95 % de agua, lo que lo convierte en un buen diurético que ayuda a eliminar los líquidos retenidos en el cuerpo.

¿Cuáles son los beneficios de la zanahoria?

Además, la zanahoria puede usarse para elaborar un 'snack' nutritivo. Imagen: Pixabay

La zanahoria es un alimento muy saludable. Se la conoce por ser fuente de fibra y carotenoides con actividad provitamínica A. De acuerdo con los expertos de la Asociación 5 al día, “la zanahoria destaca, asimismo, el ácido fólico (vitamina B9). Esta vitamina es necesaria para el normal funcionamiento de diversas funciones fisiológicas”.

Aunque cruda no es tan dulce como cocida, a la hora de incorporarla a la bebida sí que aporta cierto dulzor, además de consistencia. Para reforzar esto, hay quienes agregan un poco de naranja dulce a la preparación, pero no es obligatorio.

¿Cómo preparar el jugo de zanahoria y pepino?

Imagen referencial. Foto: pixabay

Ingredientes

  • 1 pepino
  • 2 zanahorias
  • 1 vaso de agua (250 ml)
  • El jugo de ½ limón o naranja (opcional)

Preparación

  • Primero limpia bien las hortalizas, retírales la cáscara y córtalas en pequeños cubos para facilitar su licuado.
  • Tras picarlas, agrégalas al vaso de la licuadora y añade un vaso de agua.
  • Luego procesa todo por unos instantes, hasta obtener un jugo homogéneo y sin grumos.
  • Finalmente, sírvelo al instante y, si gustas, agrégale el zumo de medio limón. (F)