Hábitos saludables, dieta equilibrada, y si tu médico lo considera, suplemento de algunas vitaminas, esos son los puntos más importantes para tener las defensas al 100 por ciento.

Pero para cumplir con todas estas características necesitas tener en cuenta los tres pilares de la salud y principalmente saber qué alimentos y hábitos nutricionales debes desechar, ya que suponen una amenaza para tu sistema inmune. ¿Quieres saber cuáles son?

Según la sección de salud del portal Mujer Hoy, existen alimentos que debes tener en cuenta para mantener tus defensas alerta y evitar las infecciones y los bajones en tu salud en época de gripes e infecciones.

1. Pan blanco

Hay que huirle a los alimentos ultraprocesados como el pan blanco, por eso los nutricionistas recomiendan cambiar por pan integral. Comer solo 2 rebanadas puede elevar los niveles de azúcar en la sangre y no es una buena manera de iniciar el día. Esto provoca inflamación y desgasta el sistema inmune, aún más si lo acompañamos con bebidas azucaradas jugos de frutas o cafés endulzados.

Publicidad

2. Cereal en el desayuno

Nos referimos al cereal de caja, que siempre llega endulzado. Empezar el día con una taza de cereal no es la mejor alternativa, porque comer una porción de 60 g equivale a consumir la mitad de una cucharada de azúcar. Muy mala idea para el desayuno.

3. Pizza

Una rebanada de pizza comercial siempre es tentadora, pero no conviene comerla muy seguido. Tiene componentes ultraprocesados, salsa elaborada con azúcares y embutidos, a los que hay que huirle para mantener el sistema inmune

4. Ten cuidado con las bebidas alcohólicas

Foto: Pexels

Ocupan el lugar más alto en la lista de lo que debes evitar si quieres tener unas defensas fuertes. Y sí, cualquier cantidad de alcohol es mala para ellas. Tomar más de ocho bebidas alcohólicas a la semana o cuatro en un solo día ya es un exceso que reduce la respuesta inmunitaria durante las infecciones y aumenta el riesgo de sufrir neumonía, entre otros problemas respiratorios graves.

La nutricionista Adriana Pérez plantea una serie de consecuencias causadas por el consumo de alcohol:

  • Debilita el sistema inmune
  • Causa inflamación y daño en páncreas
  • Enfermedad de hígado graso
  • Desarrollo de distintos tipos de cáncer
  • Problemas cardiovasculares
  • Daño en el sistema neurológico

5. Evita las golosinas y los dulces

Foto: Pexels

Como con el alcohol, no hay margen seguro en el consumo de azúcar simple aunque los peores resultados se dan en personas que consumen más de seis cucharaditas de azúcar al día (para que te hagas una idea en una sola lata de gaseosa podemos encontrar una cucharada rebosada de azúcar lo que equivale a más de 20 gramos de azúcar).

Según una investigación publicada en The American Journal of Clinical Nutrition, consumir alimentos que contengan 100 g de azúcar tras el ayuno nocturno (o sea, en el desayuno) provoca una reducción de las células inmunes para atacar a las bacterias durante las siguientes cinco horas.

6. No te pases con la sal...

Foto: Pexels

Un estudio llevado a cabo por la Universidad alemana de Bonn lo deja bien claro: pasarnos con el salero afecta a nuestras defensas de manera directa. Según estos investigadores, cuando los riñones están ocupados intentando eliminar el exceso de sodio del organismo se reduce la capacidad del sistema inmunológico para combatir las infecciones provocadas por bacterias. Si quieres protegerte de este efecto, recuerda que el 70% de la sal que consumes no la añades tú con tu salero, sino que viene escondida en los productos ultraprocesados que incluyes al hacer la compra.

Por el contrario, una manera de fortalecer el sistema inmune mediante la alimentación es acostumbrarte a incluir frutas en cada comida, vegetales y proteínas. A eso le puedes sumar reducir el estrés, hacer algo de ejercicio físico y descansar las horas de sueño adecuadas. (F)