Alimentarse bien es fundamental para llevar una buena salud, la cual podemos lograr también determinando las mejores horas para nuestras comidas.

A más de elegir los alimentos más saludables, podemos tener un horario establecido, tomando en cuenta que nuestros niveles de energía son diferentes a lo largo del día, señala una publicación del sitio web Compuer Hoy.

Según un estudio de 2013 realizado por las universidades de Harvard y Murcia y publicado en la revista International Journal of Obesity, comer a deshoras repercute en nuestro reloj biológico y favorece la obesidad.

En cuanto al desayuno, según una investigación de la Universidad de Tel Aviv, si se busca adelgazar y perder peso, lo ideal será hacerlo antes de las 09:30, debido a que es el momento cuando mejor metabolizamos.

Publicidad

La lista de los alimentos más adictivos que puedes comer

A más de esto, se debe tener en cuenta que no es recomendable comer inmediatamente después de habernos levantado de la cama, menciona la experta en nutrición Constance Brown-Riggs a la revista LiveScience.

La especialista indica también que lo ideal es dejar pasar al menos una hora desde que nos despertamos hasta el desayuno, por lo que, si te levantas a las 07:00, a las 08:00 es un buen momento para tomar la primera comida del día.

Para mantenerse con buena energía hasta la hora del almuerzo, la sugerencia es comer algo a media mañana, por ejemplo, a las 10:30 si se desayunó a las 08:00, que puede ser una pieza de fruta, un yogur, unos cuantos frutos secos.

Los alimentos que debes incluir en tu dieta si buscas reducir el azúcar en la sangre

Brown-Riggs señala que es importante tener claro que los refrigerios deben ser pequeños, evitando sobrepasar los límites de calorías o comiendo más de lo que deberían.

La persona debe elegir la hora que más le convenga para su almuerzo. Lo ideal, según una publicación de Business Insider, es entre las 12:30 y las 13:30, pero lo más importante es que sea antes de las 15:00, debido a que hacerlo después dificulta la pérdida de peso, ya que por la mañana tenemos mucha capacidad de metabolizar los azúcares, porque la insulina funciona a altos niveles de rendimiento, al contrario que por la noche.

A media tarde se puede tomar otro refrigerio pequeño para no llegar con demasiada hambre a la merienda. “Si vas a cenar hambriento, la tendencia es a comer en exceso”, afirma Brown-Riggs. La sugerencia es tomar esta comida a las 17:30.

¿Cómo debe ser un plan alimenticio con alimentos reales?

En cuanto a la hora de la merienda, la recomendación es que sea mínimo tres horas antes de ir a la cama, ya que la noche es el momento del día de menor actividad, baja la insulina y sube la melatonina, por lo que hay una mayor intolerancia a la glucosa. Por ello además se sugiere evitar comer copiosamente. (I)