Alimentarnos saludablemente requiere de nuestro esfuerzo, ya que lo ideal es volverlo un hábito y no algo ocasional. Cuando decidimos comer mejor es importante identificar qué alimentos son los adecuados para nosotros y cuál es el mejor momento para consumirlos.

Las frutas, por ejemplo, son fundamentales en una dieta que beneficie a nuestra salud, señala el sitio web Vanitatis. Las frutas son ricas en vitaminas, minerales y fibra, además poseen agua y antioxidantes, así que nunca pueden faltar si queremos perder un poco de peso.

No obstante, debemos tener en cuenta que también son una gran fuente de fructosa, o lo que es lo mismo, azúcares. De ahí surge la duda sobre cuál es la mejor hora del día para tomarlas si lo que queremos es adelgazar.

Cada individuo es distinto, por lo que no siempre existen recomendaciones universales que sean efectivas. Aunque hay normas que suelen funcionar para todos, lo realmente recomendable es que las dietas para bajar de peso deben ser personalizadas y diseñadas por un especialista.

Publicidad

Tres métodos efectivos para acelerar el metabolismo y bajar de peso

Algo que sí puede ser útil para todos es consumir la fruta por la mañana. La primera ingesta del día es la que nos llena de energía para aguantar gran parte de la jornada y el aporte de hidratos puede ser clave para ello, una energía que consumiremos a lo largo del día.

Otra recomendación válida es la de ingerir fruta entre comidas, aprovechar el almuerzo o la merienda para comer una pieza de fruta, lo que contribuirá a la absorción de nutrientes. Hay que tener en cuenta que siempre será mejor optar por la pieza entera que por los zumos, ya que estos harán que la ingesta de fibra sea menor y la de azúcar mayor.

Cinco pasos para aumentar y tonificar los glúteos sin hacer ejercicios

Para obtener un vaso de zumo tenemos que utilizar al menos tres naranjas, así estaremos concentrando el azúcar de todas ellas de golpe.

Hay quienes dicen que no es recomendable consumir la fruta como postre después de las comidas porque engorda, pero en realidad resulta saciante gracias a la fibra que contiene. Tomarla antes también tiene sus ventajas, ya que puede reducir nuestro apetito y ayudarnos a comer menos.

Las dudas sobre la fruta también surgen sobre el momento adecuado con relación al ejercicio físico, ¿es mejor antes o después? En realidad ambas son válidas, antes porque nos aporta azúcares que quemar y después para reponer los depósitos de glucógeno. En el segundo caso, mejor acompañarla de un alimento rico en proteínas.

4 alimentos que debes evitar desde las 16:00 si quieres bajar de peso

En conclusión, se puede decir que es mejor tomar la fruta durante el desayuno, entre comidas y mejor evitarlas a partir de las ocho de la noche, debido a que el metabolismo tiende a ser más lento; aunque si se presenta un antojo antes de ir a descansar, siempre será mejor una pieza de fruta que un postre. De cualquier forma, es importante incluir frutas en tu dieta, sea a la hora que sea. (I)