La hipertensión afecta entre el 20 al 40 % de la población adulta en América Latina, es decir alrededor de 250 millones de personas padecen presión alta, según la Organización Mundial de la Salud. Anualmente, se reportan 1.6 millones de muertes por enfermedades cardiovasculares, de las cuales alrededor de medio millón son personas menores de 70 años.

La presión arterial mide la fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de los vasos sanguíneos. Con el tiempo, una hipertensión arterial no controlada puede hacer que las arterias alrededor de los riñones se estrechen, se debiliten o se endurezcan. Esta patología puede derivar en otras enfermedades, además, quienes padecen hipertensión tienen dificultades para realizar actividad física.

¿Cómo puedes prevenir el envejecimiento en cuello y manos?

El consumo de ciertos alimentos puede empeorar la situación. “Lo que come y no come tiene una gran influencia en su presión arterial”, enfatizó la doctora Vikki Petersen para Los Angeles Times. De acuerdo a su criterio estos son los alimentos más contraproducentes .

Peores alimentos para la hipertensión

  • La sal, o el sodio, es el principal culpable de causar presión arterial alta. Este condimento provoca que el cuerpo retenga líquidos, aumentando la presión sanguínea.
Salero.
  • El azúcar puede elevar la presión arterial.

Sobrepeso, herencia y problemas hormonales relacionados con número elevado de hipertensión en niños

Forma parte de nuestras vidas; lo usamos a diario; está físicamente en nuestras mesas, sobre todo a la hora del desayuno. Es algo tan cotidiano, tan normal, que cuesta hacerse a la idea de prescindir de él.
  • Embutidos como las salchichas, jamones, patés, tocinos, pues contienen una cantidad muy elevada de sodio, su efecto es igual al de la sal.
Foto: congerdesign en Pixabay
  • Las grasas trans y las grasas saturadas no saludables aumentan el colesterol malo (LDL) y reducen el colesterol bueno (HDL). Este último es responsable de eliminar el colesterol malo de su cuerpo, lo cual es importante para prevenir la presión arterial alta. (I)