El ginseng, uno de los suplementos alimenticios más consumidos del mundo, no se identifica con un solo ingrediente, sino que está elaborado con distintas plantas y hierbas que aportan numerosos beneficios.

Varios estudios refieren que podría ser beneficioso por sus efectos antiinflamatorios, antioxidantes y anticancerígenos. Ahora, un grupo de investigadores de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) ha constatado que también puede ayudar a las personas que practican actividad física.

El estudio, que se ha publicado recientemente en la revista de acceso abierto Nutrients y cuyo origen es un trabajo final de máster, ha concluido que el consumo de ginseng contribuye de forma directa a la reducción de la fatiga y favorece la recuperación muscular tras la práctica deportiva.

Publicidad

El dong el dong quai es una raíz similar al ginseng. Foto: Shutterstock

Evidencias del beneficio de consumir ginseng

  • Esta revisión constata que el consumo de ginseng es capaz de llegar a reducir significativamente el daño muscular en adultos sanos después del ejercicio.
  • Además, mejora la regeneración muscular y contribuye a la recuperación del daño y la fatiga muscular tras la actividad física.
  • Durante la práctica deportiva se producen daños de tipo inflamatorio en los músculos. Los compuestos del ginseng poseen principios activos que estimulan el sistema nervioso central, tienen propiedades antioxidantes y antiinflamatorias y actúan como reguladores del cortisol, la hormona que combate el estrés.
El ejercicio con pesas es recomendado para mantener la masa muscular. Foto: Shutterstock
  • La ingesta sistemática y prolongada de ginseng puede atenuar la respuesta de los marcadores biológicos responsables del daño y la inflamación muscular inducidos por el ejercicio, principalmente la creatina-cinasa (CK) y la interleucina 6 (IL-6).
  • Además, su consumo reduce y amortigua la aparición de lactato en sangre, un compuesto químico que el cuerpo produce ante la falta de oxígeno en el músculo debido a un sobreesfuerzo de trabajo. La presencia de este compuesto provoca la disminución de la capacidad de generar contracción muscular, principal motivo de la fatiga muscular.

Potencial del ginseng para reducir el riesgo de lesiones

Al reducir la fatiga, el consumo regular de ginseng también puede ayudar a reducir el riesgo de lesiones, especialmente de las producidas en estructuras musculares o ligamentosas, lo que puede aumentar el rendimiento deportivo.

El origen de este trabajo nace de la inquietud de Muñoz de constatar, con evidencias científicas, las experiencias empíricas que observó durante una experiencia laboral en China como readaptador físico en un club de fútbol. Durante este tiempo, Muñoz observó que el ginseng, un suplemento muy común en la medicina tradicional china, era un complemento muy utilizado por los futbolistas y que estos referían efectos beneficiosos tras consumirlo.

Publicidad

“Entre los estudios futuros que nos planteamos destaca determinar un protocolo de consumo pautado para saber exactamente cuándo y cómo se debe tomar el ginseng para optimizar sus beneficios en un tiempo concreto, ya que hay muy poca diversidad de estudios y evidencia científica en estos supuestos”, apunta Martínez.

Existe un trabajo importante por hacer, ya que el ginseng tiene potencial en materia de rendimiento físico de los deportistas y en la prevención de algunas lesiones, especialmente las musculares”, concluye Muñoz.

Publicidad

“Hemos comprobado que el ginseng puede tener un rol importante como complemento nutricional para la recuperación después del ejercicio”, apunta Borja Muñoz, preparador físico y uno de los autores principales de este trabajo, tutorizado por Patricia Martínez, dietista nutricionista y profesora colaboradora de los Estudios de Ciencias de la Salud de la UOC.

El trabajo consiste en una revisión sistemática de más de setecientos artículos de literatura científica en la que las conclusiones se han analizado de forma pormenorizada para constatar esos beneficios en adultos sanos que realizan actividad física, sumado a una dieta equilibrada.

“Un consumo regular de ginseng no tiene, en principio, ningún perjuicio o beneficio nulo en personas sanas, salvo en caso de contraindicación médica”, recalca Muñoz. (I)