La práctica de ejercicios ayuda a mantener el cuerpo activo y previene algunas afecciones como la mala circulación de la sangre en las piernas y los pies.

La falla en el fujo sanguíneo puede estar asociada a factores como la edad, el tabaquismo, la obesidad, el sedentarismo y también a ciertas condiciones médicas como la diabetes, enfermedad arterial periférica, aterosclerosis o insuficiencia venosa, como explica el sitio Center Vascular Medicine.

El alimento con omega 3 y rico en vitamina E que es un anticoagulante natural ideal para disminuir las varices y mejorar la circulación sanguínea

“El ejercicio y la actividad física son formas efectivas de mejorar la salud cardiovascular y general, y pueden proporcionar beneficios valiosos más allá de los medicamentos”, explican los doctores Enrique Puras Mallagray y Marta Ramírez Ortega, del departamento de Angiología y Cirugía Vascular del Hospital La Luz, para Tu Canal de Salud.

Publicidad

Hacer ejercicios de mediana intensidad o bajo impacto ayudar a mejorar la circulación de la sangre. Foto: Freepik.

El primer paso para combatir una mala circulación sanguínea pasa por una revisión médica para obtener el diagnóstico de cualquier afección y ante la posibilidad de que requiera un tratamiento.

Ejercicios caseros que mejoran la circulación en las piernas y pies

Otra de las recomendaciones más frecuentes es adoptar un estilo de vida saludable como la práctica regular de ejercicios para la mala circulación de la sangre. Algunas de estas actividades se pueden realizar en casa y sin la necesidad de usar instrumentos.

1. Pararse de puntillas

De acuerdo a la explicación de los especialistas, colocarse de pies y ponerse en puntillas 10 veces seguidas sin caminar es tan práctico que estimula la contracción de los gemelos y comprime las venas. Lo mismo se puede hacer con los talones.

Publicidad

Pararse en puntas o sobre los talones haciendo varias repeticiones beneficia la circulación de la sangre. Foto: Pexels.

2. Pedaleo desde el piso

Esta actividad física implica tumbarse en el suelo o una superficie plana, extender los brazos a lo largo del cuerpo, levantar las piernas y simular que se está pedaleando en una bicicleta con movimientos controlados. Tres series de 10 o 15 repeticiones ayuda a facilitar el retorno de la sangre por las venas.

Lo importante de este ejercicio es mantener la espalda recta para evitar daños. Foto: Freepik.

3. Levantar las piernas

Mientras se está sentado se recomienda elevar las piernas sobre un escalón de al menos 20 centímetros y realizar movimientos circulares con los tobillos o de flexión y extensión durante 5 o 10 minutos.

Publicidad

Foto: Freepik

4. Masajear las piernas

Aunque masajear las piernas no es un ejercicio físico como tal, los movimientos que se ejecutan con las manos de manera suave al rededor de las piernas alivia síntomas como la pesadez en las extremidades. Para ello puede aplicar un gel frío que le dará una mayor sensación de alivio.

Realizar movimientos de forma ascendente alivian la inflamación en las piernas. Foto: Freepik.

5. Mojar los pies en agua fría

“El agua fría consigue una contracción tanto de los capilares como de los músculos, mejorando el circuito que recorre la sangre en esa zona”, refieren los expertos por lo que es altamente recomendado duchar con agua fría desde los pies a las rodillas durante 2 o 3 minutos.

Mantener las piernas bajo la ducha fría por varios minutos beneficia los músculos de la zona. Foto: Freepik

(I)

Te recomendamos estas noticias