Los alimentos agresores son todos aquellos víveres que engordan al cuerpo, creando niveles de estrés e inflamación. Es decir, comidas que estimulan la producción de glucosa e insulina en exceso.

Es como un círculo tóxico. Si consumes alimentos agresores que generan mucha insulina te dará hambre y más deseos de comer este tipo de preparaciones, tal como lo explica la Clínica Mayo.

Esto quiere decir que, cuando las células ya recibieron todos sus nutrientes y no tienen más capacidad, ese exceso sobrante se acumulará en tu cuerpo en forma de grasa, saturando las células y provocando enfermedades.

La resistencia a la insulina y manchas oscuras en la piel

La lista es conocida: pan, pasta, harina, arroz, plátano, patatas fritas, tubérculos, cereales, azúcar, dulces, entre otros. Foto: Pexels.

Cuáles son los alimentos agresores

Por lo general estos alimentos causan inflamación, adicción y disparan los niveles de insulina. La lista es conocida: pan, pasta, harina, arroz, plátano, patatas fritas, tubérculos, cereales, azúcar, dulces, chocolates procesados, leche, jugos de frutas y refrescos azucarados.

Publicidad

Sin embargo, esta generalización tiene sus excepciones. Por ejemplo los panes con fibra, los cereales integrales, las leches vegetales, el chocolate negro y sin azúcar y otros productos.

Pero ¿Cómo saber si un alimento agrede tu cuerpo o no? La respuesta está en la continua revisión y monitoreo de los picos de glucosa en ru sangre, luego de ingerir algún tipo de comida, tal como lo revela el blog de la marca comercial Dr. Lazarraga.

11 condimentos que debes agregar a tu comida si buscas bajar de peso

La frecuencia y las cantidades en las que se consumen alimentos altamente procesados es lo que los convierte en agresores. Foto: wildpixel

Método de medición de glucosa

Método 1:

Mídete la glucosa en ayunas en tu casa con un glucómetro: Para que esto sea efectivo e identificar un solo alimento, el día anterior no debes comer varios alimentos agresores excepto aquel con el que tengas dudas.

El valor que debe darte tu glucómetro será de entre 85 y 100. Superando ese valor, ese alimento en concreto te estará agrediendo. En este caso el glucómetro está midiendo todo lo que has comido en tus 24 horas anteriores.

Publicidad

Método 2:

Una vez que hayas comido el alimento del que tiene dudas, justo dos horas después de haberlo ingerido, puedes medirte la glucosa. Si el valor está por encima de 160, ese alimento te está agrediendo.

No obstante, deberás intentar comer alimentos que, aunque no lleguen al valor de 160, estén más cerca del valor 100 que del valor 160.

Una forma de saber si un alimento agrede su cuerpo es midiendo los niveles de glucosa en sangre. Foto: Shutterstock. Foto: El Universo

Alimentos no agresores y agresores

Se han identificado como alimentos tipo A, porque adelgazan y son los siguientes:

  • Carnes, pollo, carne, pescado, mariscos, quesos frescos, huevos, vegetales, jugos caseros licuados de vegetales, ensalada, almendras, nueces, manzana y fresas.

Se han identificado como alimentos tipo E, porque engordan y son los siguientes:

Publicidad

  • Pan, pasta, harina, arroz, plátano, patatas fritas, tubérculos, cereales, azúcar, dulces, chocolates, leche, jugos de frutas y refrescos azucarados.

El porcentaje de alimentos tipo E no puede superar el 25% de la cantidad total del plato. Inclusive, puedes comer un postre en proporción del 25% si en el plato principal no has consumido alimentos tipo E.

A medida que seas constante con el estilo de vida saludable, el cuerpo no te pedirá alimentos agresores. Por tanto, será fácil seguir este tipo de alimentación.

Por lo que una ensalada por la noche te parecerá un manjar, además de que tu cuerpo te lo pedirá. Puedes ser creativo con tus ensaladas. Puede hacer múltiples combinaciones para no cansarte de la misma ensalada cada día.

Cuando las células ya recibieron todos sus nutrientes y no tienen más capacidad, ese exceso sobrante se acumulará en su cuerpo en forma de grasa. Foto: Pexels.

(I)

Te recomendamos estas noticias