Mientras se producen confinamientos en países como Austria y se toman otras medidas drásticas como en Alemania, República Checa, Eslovaquia, muchos no vacunados se siguen exponiendo a la pandemia. Hasta este lunes en el mundo se han contagiado unos 257 millones de personas, con más de 5 millones de fallecidos.

La Fiscalía de Bolzano (norte de Italia) ha abierto una investigación sobre las llamadas “corona-fiestas”, una práctica que se ha puesto de moda, sobre todo entre los jóvenes, para contagiarse del coronavirus con la intención de superar la enfermedad y poder obtener el certificado sanitario.

Se trata de fiestas privadas en las que al menos uno de los participantes es portador del virus y que se han puesto de moda en la región de Alto Adige, una de las que posee actualmente las cifras más altas de contagios del virus en la país y donde está muy arraigada la oposición a las vacunas entre la comunidad de lengua alemana, según los medios locales.

La intención de los participantes es contagiarse para superar la covid-19, uno de los criterios -junto a la vacunación y la negatividad- para obtener el certificado sanitario y que en Italia es obligatorio para el trabajo y el ocio.

Publicidad

"En un local cerrado, con una persona positiva de la variante Delta se pueden infectar fácilmente entre 5 y 10 personas en una noche (...) Estamos hablando sobre todo de jóvenes que, preocupados por las posibles restricciones para quienes no tienen el 'Green Pass' (certificado sanitario) intentan así conseguir la inmunización", según Patrick Franzoni, vicecoordinador de la unidad de Covid en Bolzano.

En la zona circula el bulo de que los jóvenes pueden inmunizarse sin riesgos dejándose contagiar, dijo a los medios, al explicar "muchos están convencidos de que es sólo una gripe", pero "hay consecuencias a largo plazo y ellos también pueden terminar en el hospital".

También contagios a niños

De hecho, las “corona-fiestas” han provocado, por el momento, la hospitalización de tres personas y dos de ellas están en Unidades de Cuidados Intensivos y la Fiscalía de Bolzano ha abierto una investigación, según el canal de información skytg24.

Esta práctica, extendida en Alemania y Austria, ha llegado incluso a involucrar a niños de escuelas primarias, cuyos padres antivacunas les llevan a reunirse con positivos de covid para desarrollar el contagio y la inmunización, reveló Franzoni.

Kits de contagio

En Países Bajos se vende un kit, en 37 dólares, para contagiarse de covid-19. El paquete viene con un líquido infectado de coronavirus, una jeringa y una prueba de antígenos para comprobar la infección. Incluso se vende una dosis de “refuerzo” si no se logra el cometido.

En sus esfuerzos, el gobierno holandés cerró recientemente una página de internet, y sus redes sociales, en donde se promovía la venta de kits de autocontagio de covid-19 para que las personas, una vez que hayan atravesado la enfermedad, puedan recibir el código QR que les permite entrar a los sitios públicos, sin necesidad de haberse vacunado.

La página vendía dosis de líquido infectado con el potencialmente mortal virus para que cada persona se lo inyectara. Además, el kit incluye también un test de antígenos para verificar que el comprador logró contraer la enfermedad y en caso de no haberse contagiado, el vendedor ofrece un segundo paquete a menor precio para completar la “dosis”.

También en Austria, país que recientemente volvió a decretar un confinamiento general por el aumento de contagios y las bajas tasas de vacunación. Allí se han conocido casos de personas que se han inyectado la enfermedad intencionalmente para obtener el certificado de recuperados. (I)