Por todos es sabido que tener hambre es una necesidad fisiológica, la señal más clara que el estómago está vacío, un indicativo que el cuerpo necesita reponer nutrientes. No obstante, a veces esta sensación no corresponde a un hambre real.

Descubrir qué le lleva a abrir la nevera, aunque no deba, y aprender a controlarlo es vital para que el peso no se dispare, según Saber Vivir.

Para controlar el hambre, le resultará muy útil poner en práctica los consejos que le sugerimos a continuación.

Publicidad

Estos son los alimentos menos saludables que existen y la manera de sustituirlos por productos naturales

Descubrir qué le lleva a abrir la nevera, aunque no deba y aprender a controlarlo, es vital para que el peso no se dispare. Foto: Pexels

Cómo evitar los ataques de hambre

Desayune bien

Saltarse la primera comida del día, o basarla en productos de bollería industrial, ricos en grasas y azúcares, favorece que a media mañana note una decaída. Y, para compensarlo, tenderá a comer alimentos muy calóricos. Recuerde que el desayuno ideal debe incluir un lácteo, un cereal y una fruta.

Cuidado con ciertos aditivos

Algunos de ellos, como los siguientes, pueden abrir el apetito. Acostúmbrate a leer bien las etiquetas de los productos que vas a tomar.

  • El aspartamo: Es un conocidísimo edulcorante acalórico que se encuentra en cientos de productos y, aunque se considera seguro para la salud, en algunas personas provoca dolores de cabeza, problemas gastrointestinales y también aumenta la sensación de hambre.
  • El glutamato monosódico: Este aminoácido esencial interviene en la regulación del hambre y la saciedad. El problema es si se ingiere en forma de aditivo alimentario (se usa en las salsas, patatas fritas) porque no hay unos límites por las autoridades sanitarias y, si se abusa, abre el hambre de forma voraz.
Saltarse la primera comida del día, o basarla en productos de bollería industrial, ricos en grasas y azúcares, favorece que a media mañana note una decaída. Foto: stefanamer

Estos son los alimentos que puedes comer en la noche sin remordimiento ni temor a subir de peso

Empiece a usar la escala del hambre

Con esta Escala del Hambre diferenciarás el hambre física verdadera de la que solo está en tu cabeza. Cuando tengas ganas de comer (aunque ya hayas comido) señala en qué punto te sientes entre el 1 y el 10.

Publicidad

  • Muy hambrienta y débil
  • Irritada y ansiosa
  • Bastante hambrienta, el estómago “suena”
  • Con algo de hambre
  • Ni hambrienta ni llena
  • Algo llena, pero comería más
  • Llena. Ya no tengo hambre
  • Un poco incómoda por haber comido de más
  • Llena y pesada
  • Me duele la tripa de comer

La mejor hora del día para hacer ejercicio y perder peso más rápido

Resultados

  • Lo ideal es comer cuando estás entre el 3 y el 4.
  • No es bueno esperar a señalar en el número 1 para comer y si estás por encima del número 5 o el 6, debes tener en cuenta que seguramente tu hambre es psicológica, no es real.

Cuando crea que tiene hambre, beba

Muchas veces se confunde la necesidad de beber con el hambre, y esto provoca que acabes comiendo de más cuando en realidad lo que requiere su cuerpo para funcionar es agua y no alimento sólido.

También es una buena solución empezar las comidas con una taza de caldo casero desgrasado. Calma el apetito inicial y evita comer grandes cantidades del plato siguiente.

Publicidad

(I)

Te recomendamos estas noticias