La albahaca es una hierba aromática de la familia de las plantas de menta Lamiaceae. Sus hojas, frescas o secas, se utilizan para condimentar platos y curar dolencias en todo el mundo.

Los historiadores de la alimentación creen que la albahaca se originó en África y en el Sudeste Asiático, pero en la actualidad se cultiva en muchos países, tales como India, Francia, Egipto, Hungría, Indonesia, Marruecos y Estados Unidos.

Esta hierba se puede consumir fresca o seca para aderezar ensaladas, sopas de verduras o salsas, y también para acompañar platos de pasta o estofados de todo tipo de carnes. Sin embargo, uno de sus usos más comunes es para bebidas, como infusiones o tés.

Algunos de los beneficios que se atribuyen al consumo frecuente de té de albahaca de acuerdo al portal Mejor Con Salud son:

Publicidad

Estimula la función renal

Dado que puede tener cierto efecto diurético, se considera que el té de albahaca apoya el funcionamiento renal. Además, las propiedades antiinflamatorias de la albahaca contribuirían con el buen funcionamiento de los riñones.

Se suele decir que cuando se consume con regularidad, esta bebida también puede ayudar a disminuir el riesgo de padecer cálculos renales.

Mejora la salud respiratoria

Sus propiedades antibacterianas, depurativas y antiinflamatorias ayudan a limpiar las vías respiratorias, removiendo así toxinas que pueden llegar a ocasionar enfermedades. Asimismo, contribuye a movilizar las flemas, siendo una solución efectiva para hacerle frente a los síntomas de la gripe y el resfriado.

Hierbas naturales para dormir mejor: ¿son eficaces para controlar la ansiedad?

Puede prevenir las infecciones bucales

Debido a que se le han atribuido propiedades antimicrobianas a la albahaca, se considera que el consumo en forma de té podría crear una especie de barrera protectora en la boca, contra los agentes patógenos que causan infecciones.

Al consumirla con moderación y, mantener una buena higiene bucal, se considera que se podría evitar la proliferación de bacterias nocivas. Por otra parte, ayudaría a prevenir problemas como el mal aliento.

La albahaca se originó en Asia y África. Foto: Unsplash

Mejora la digestión

Alimenta la flora intestinal y ayuda a impulsar los desechos que se retienen en este conjunto de microorganismos. También es un efectivo remedio para la indigestión provocada por comidas demasiado pesadas, ya que regula el pH del estómago y frena la producción excesiva de jugos ácidos.

Puede aliviar los dolores de cabeza

Dado que se le atribuyen propiedades antiinflamatorias a la albahaca, se considera que su té podría ayudar a aliviar los dolores de cabeza leves. Por otra parte, se ha llegado a afirmar que la bebida podría contribuir con la circulación sanguínea, lo cual supuestamente ayudaría a brindar alivio, incluso en caso de cefalea. Sin embargo, esto no se ha comprobado científicamente. (I)