Una alimentación sana, es posible si se ingiere con moderación. No obstante, obtener la mayor cantidad de los nutrientes de los alimentos no es tan sencillo, si no sabe cómo hacerlo.

Algunos puntos importantes que hay que tener en cuenta son la manipulación correcta de los productos que utilice para elaborar sus platos, el tipo de cocinado o preparación empleado, y el tiempo o las cantidades utilizadas.

Pues las propiedades de cada alimento mejoran o empeoran en función de estas variables. Comience a beneficiarse de todo lo que tienen para ofrecerle, tal como reseña Webconsultas.

Publicidad

El brócoli es un alimento fundamental para aquellas dietas que buscan ganar músculo libre de grasa, y se le considera un “defensor natural” de la testosterona. Foto: agrobacter

Los alimentos que no debes consumir si tienes el hígado graso

Tomar la pasta al dente, la fruta con piel o las semillas de lino trituradas son algunos de los consejos que le permitirá aprovechar al máximo las propiedades de estos alimentos.

Por este motivo, conozca 15 alimentos que probablemente esté comiendo mal o al menos no del todo, bien por desconocimiento, por pereza o guiados por una información inexacta, para que pueda aprovechar todos sus beneficios con pequeños gestos en la cocina.

Cinco trucos sensatos que funcionan para perder peso sin ponerte a dieta y sin arriesgar tu salud

Alimentos saludables que estás consumiendo mal

Los 15 alimentos saludables que estás consumiendo mal
1. Yogur: ¿Se ha cuestionado qué es ese líquido que se encuentra al abrir un yogur? Es suero de leche o proteína de whey, un líquido resultado de la fermentación del yogur y del queso. <br/> Ayuda a reducir el colesterol LDL y regula los niveles de insulina en personas con sobrepeso y obesidad.
2. Pasta: La pasta se basa en harina y agua. Cuando se cuece, se ablanda y aumenta su índice glucémico, por lo que esos hidratos son asimilados más rápido por el organismo y hace que aumente el nivel de azúcar en sangre. Deje la pasta al dente, cociéndola con un litro de agua por cada 100 gramos de pasta y retirándola del fuego cuando al morderla tenga un poco de color blanco en su interior.
3. Carne roja: Aunque son una fuente importante de proteínas, vitamina B12, ácidos grasos omega-3, hierro y zinc, también tienen muchas grasas saturadas. Por ello, recomiendan consumir mejor carne magra y recortar la grasa antes de cocinarla.
4. Café: Contiene polifenoles, unos antioxidantes que nos protegen de algunas enfermedades como las cardiovasculares, siempre que no se tome en exceso. Si quiere que sea una opción saludable no use azúcar, ni moreno ni blanco, los botecitos de sacarina o la bonita, dulce y decorativa crema.
5. Huevos: Aportan proteínas de alta calidad, unos 6 gramos y tan solo 75 calorías, vitamina D y aminoácidos esenciales. Pero estos beneficios pueden desaparecer preparándolos en gran cantidad de aceite, los expertos recomiendan cocinarlos escalfados o cocidos.
6. Semillas de lino: Tiene grandes propiedades, como fibra, lignanos –unos fitoquímicos que podrían ayudar a proteger contra el cáncer–, y ácidos grasos omega 3. Por ello, se recomienda comprarla triturada o machacarla en casa con un molinillo. Así podrá beneficiarse de sus propiedades directamente, añadiéndolo en batidos, leches o en yogures, por ejemplo.
7. Aguacate: Es un alimento saludable y con grasas buenas –contiene entre un 11% y un 25%. No hay que excederse en las cantidades, pues tienen grandes cantidades de calorías, unas 9 por cada gramo. Recomiendan tomar como máximo al día medio aguacate mediano. De esta manera podrá beneficiarse de todas sus propiedades a la vez que controla la ingesta de grasas.
8. Fruta: La mejor manera de comerla es tomar la pieza entera, quitando las semillas grandes y siempre que la piel sea comestible. Así, la fibra que contienen estos alimentos ayudará a regular el tránsito intestinal y hará que la fructosa que contienen sea mejor dosificada al torrente sanguíneo.
9. Fresas: Si cortamos las fresas mucho antes de su consumo perderán su vitamina C y sus antioxidantes, pues se desvanecen en gran medida cuando entran en contacto con el oxígeno y la luz. Para obtener todo su sabor, una vez quitada la parte verde, la manera correcta de comerlas es coger la fresa de la punta y cómetela de un bocado.
10. Ajo: Es eficaz contra las bacterias Staphylococcus aureus y Pseudomonas aeruginosa. Pero la alicina es un compuesto que se reactiva al entrar en contacto con el aire, por lo que la mejor forma de aprovecharse de ella es partir el ajo y dejarlo reposar al menos 10 minutos. La mayoría de las propiedades se absorben mejor si se come crudo.
11. Patatas: Para que sea beneficioso para nuestro organismo, debe estar cocida y fría, opte por una ensalada de patata o picotea las famosas alioli. Las patatas frías reducen su índice glucémico y dan una mayor sensación de saciedad y ayudarán a mantener tu intestino saludable y a reducir las probabilidades de sufrir enfermedades como la diabetes, el cáncer de colon o la obesidad.
12. Brócoli: Rico en vitamina C y antioxidantes, el brócoli es de los alimentos que más nutrientes tiene en relación a su cantidad comestible, según el Departamento de Ciencia y Tecnología de los Alimentos de CEBAS-CSIC explican que la mejor manera de cocinar esta verdura para que retenga todas sus propiedades es al vapor durante tres o cinco minutos.
13. Verduras en lata: Estas verduras antes de ser puestas a la venta han sido procesadas, es decir, de una u otra manera cocinadas. Sin embargo, suelen proteger bastante bien sus propiedades, por lo que, si opta por este formato, debe evitar cocinar con ellas, pues una segunda exposición a altas temperaturas puede acabar con su textura, su sabor y sus propiedades. Recuerde solo recalentar este producto.
14. Tomates: Los tomates son fuente de vitaminas A, C, E, fibra, proteína, potasio y antioxidantes, especialmente del licopeno que, si quiere que su organismo absorba mejor esta fuente de antioxidantes, deberá llevar un compañero insustituible, el aceite de oliva, una unión propia de los sofritos que acompañan a un buen plato de dieta mediterránea.
15. Repollo: Es un alimento rico en fibra, sales minerales y vitaminas, además tiene una función diurética y tan solo unas 25 calorías por cada 100 gramos, según la USDA. Para beneficiarse de sus propiedades debe evitar cocinar mucho este vegetal y, además, intentar optar por sus variedades fermentadas como el coreano kimchi o el chucrut, muy utilizado en la cocina alemana, alsaciana o suiza, pues así tienen propiedades probióticas que protegen y sanan las colonias de bacterias de la microbiota intestinal.
No todo se cocina mucho ni menos. Foto: Eva-Katalin

Cabe destacar, que los alimentos tambien van de la mano con la actividad física. Por ello, siempre es recomendable ir con el nutricionista y el preparador físisco para mejores resultados.

Publicidad

(I)

Te recomendamos estas noticias