El Consejo Provincial de Santa Elena aprobó por unanimidad, el pasado 31 de agosto, la declaratoria del Sistema Provincial de Áreas de Conservación y Uso Sostenible de Santa Elena (SPACUS). Esta medida busca proteger 112.450 hectáreas de bosque seco y húmedo que encierran una alta biodiversidad de animales y plantas y resguardan las principales fuentes de agua para toda la provincia.

“Para nosotros tener estas Áreas de Conservación y Uso Sostenible es importantísimo ya que Santa Elena no cuenta con fuentes hídricas propias. La única fuente hídrica es el bosque”, afirmó Bertha Carpio, directora de Gestión Ambiental de la provincia de Santa Elena.

En Galápagos se siembran corales para la restauración de ecosistemas

SPACUS cubre 80,7% del bosque nativo de la provincia, incluido el bosque protector de la Cordillera Chongón Colonche y los remanentes de ocho ecosistemas terrestres biodiversos. De acuerdo con estudios realizados en este bosque protector existen cerca de 171 especies de aves y 37 especies de mamíferos. Científicos estiman que el número de especies probablemente es mayos, pues todavía existe mucho por estudiar.

Publicidad

Santa Elena, atrae al año a miles de turistas por sus paisajes naturales y sus playas. Entre estos turistas, se encuentran también los aficionados por las aves, quienes visitan la provincia  para encontrar especies que no habitan en ninguna otra parte del mundo.

Además, SPACUS se encuentra en el Área de Endemismo de Aves Tumbesinas, uno de los lugares con más especies de aves endémicas en el mundo (56 especies). Las nuevas áreas son también el hogar de especies emblemáticas, como el colibrí Estrellita Esmeraldeña (Chaetocercus berlepshi) y especies en peligro crítico de extinción como el papagayo de Guayaquil (Ara ambiguus).

“La costa del Ecuador es la región que menos áreas protegidas terrestre tiene y lo más preocupantes es que hay cada vez menos bosque, todo lo que hay está muy fragmentado. En Santa Elena se encuentra uno de los últimos remanentes de bosque de la costa”, dice Max Lascano, director ejecutivo de la Fundación Paisajes Sostenibles (Pasos).

Este nuevo sistema permitirá el paso de grandes mamíferos y otros animales que podrán desplazarse desde el Parque Nacional Machalilla ubicado en Manabí, a la Reserva Ecológica Comunal Loma Alta y el Bosque Protector Chongón Colonche en Santa Elena, sin peligro.

Publicidad

De acuerdo al Plan Nacional de Sequía 2021-2030, Santa Elena es una de las provincias con más susceptibilidad a las sequías como consecuencia del cambio climático. SPACUS además de almacenar 17 millones de toneladas de carbono y contribuir a la mitigación del cambio climático global, resguarda el 97,5 % de las fuentes hídricas de Santa Elena.

Simiátug, el área de protección hídrica número 16 que registra Ecuador

Con las medidas de conservación del SPACUS se pretende asegurar a largo plazo la cantidad y la calidad de agua a los habitantes de la provincia. De acuerdo con Renzo Paladines, director de Conservación de Naturaleza y Cultura Internacional (NCI), “en estas áreas de conservación se protegen las fuentes de agua que abastecen a la mayoría de ciudades y pueblos de la provincia y a todos los hoteles, complejos vacacionales y otros emprendimientos turísticos e industriales de Santa Elena, por eso es fundamental su protección”, indica. .

Para el establecimiento del SPACUS, la fundación Pasos, con el apoyo de NCI, trabajó con el Gobierno Provincial de Santa Elena y 32 comunas para desarrollar el estudio de línea base y la delimitación de las áreas de conservación. Para garantizar la conservación de estas áreas a largo plazo se implementarán actividades de manejo como: control y monitoreo, investigación, restauración, reforestación y producción sostenible.

Según Carpio, se implementarán actividades como la agroecología y bioemprendimientos que permitan a las comunidades desarrollarse mientras conservan sus bosques. (I)