Gustavo Manrique lleva más de 20 años trabajando en proyectos ambientales en Ecuador y estuvo entre los cien latinos más influyentes en la acción climática en 2020. Ahora es el titular del Ministerio de Ambiente, Agua y Transición Ecológica.

Afirma que no es “prominero” y que cree en la economía circular. Indica que cuando el presidente Guillermo Lasso le consultó para que sea secretario de Estado pensó que iba a encontrar cierta resistencia a una mirada sostenible en el Gobierno, ya que este tiene una visión proempresa, pero que fue “todo lo contrario”. Además, quiere fortalecer a la institución, ya que reconoce que fue debilitada, especialmente en áreas técnicas, por el Gobierno anterior.

El presidente cambió el nombre del ministerio y declaró prioridad el desarrollo sostenible. ¿Cómo se aplicará la transición ecológica y cómo evitar que quede solo en nombre?

Transición es movimiento, es cambio, es evolución. Ecología es sostenibilidad. Entonces, la transición ecológica es avanzar de manera transversal hacia la inserción de prácticas que nos lleven a un desarrollo sostenible de Ecuador y el planeta. Somos el tercer país del mundo y el primero de América Latina que decide taxativamente, desde su nombre, ir hacia la transición ecológica. Esto significa una transversalidad y profundidad para trabajar de la mano con todas las carteras y entidades del Estado.

Publicidad

¿Cómo entender este paso a la transición ecológica y al mismo tiempo se prevé aumentar la explotación petrolera?

Vuelvo a las palabras transición ecológica. Aquí es paso a paso. No podemos de la noche a la mañana apagar nuestras fuentes de energías fósiles porque nos quedamos sin luz. Debemos entender que se ha anunciado potenciar los actuales pozos (petroleros). Se habla de más productividad, lo que ya está que produzca más. Hay que encontrar un equilibrio en esta transición para poder llegar a un país que tenga las credenciales de sostenibilidad con estándares de primer mundo.

¿En Ecuador existen las condiciones para implementar una economía circular?

100%. La economía circular es parte de la transición ecológica, y lejos de ser un paradigma, lejos de ser un incremento en los costos de producción, es una oportunidad. Lo que se conoce como economía lineal es extraer, producir, distribuir y enterrar.

Nuestra propuesta es que en el último eslabón (enterrar), en el que se gastan miles de millones de dólares en Ecuador recogiendo, acarreando y luego enterrando adecuadamente, entre comillas, en un relleno sanitario, se evite que se vaya al relleno y eso se reinserte en la economía. Con esto se consigue no pedirle a la naturaleza más recursos, que con la cadena de la circularidad se genere empleo, y que los recursos de enterrar se vayan para educación, seguridad.

Invito a toda la ciudadanía a ver a la basura como un error de diseño. Un ejemplo: yo tomo diez vasos de agua al día y el primer día que llegué al Ministerio cada vez que me traían el agua lo hacían junto a una servilleta. 10 servilletas al día multiplicadas por 224 días laborales. Ahora pedí que solo me traigan una. Hay que cambiar el esquema. Cuidar el planeta es una buena decisión, es un buen negocio.

Publicidad

En el Gobierno anterior hubo tala, caza, minería ilegal, incluso dentro de áreas protegidas. ¿Cómo cambiar la imagen de un ministerio debilitado?

Con una palabra: educación. La autoridad puede perseguir y sancionar, pero la población debe entender que un área protegida es un área protegida, que es una zona donde no se puede extraer minerales. Y sí, la institución se vio seriamente perjudicada en términos de capacidad operativa cuando se fusionó con la Secretaría del Agua. Estamos trabajando en optimización de trámites, en simplificar la burocracia para obtener licencia ambiental sin perder de vista a la naturaleza. En la primera semana hemos destrabado cerca de 200 trámites.

Pero ese es uno de los temores de las organizaciones ambientales: que se den permisos a cualquier minera, petrolera…

La transición ecológica pretende convertirnos en un referente latinoamericano. Yo no soy prominero, no promuevo el extractivismo. De hecho, mi mayor preocupación va a estar en conservar la biodiversidad para atraer riqueza internacional producto de cuidar nuestros bosques, páramos y vida marina.

Cuando estábamos en conversaciones para aceptar el Ministerio pensé que tendría un desafío mayor, ya que tienes un presidente proempresa, pero me he encontrado en un Gobierno en el que todo el Gabinete, comenzando desde el presidente, habla de un desarrollo sostenible, de preservación. No hay ninguna riqueza que justifique ir en contra de la naturaleza y no hay ninguna preservación que justifique morir en la pobreza. Tenemos que encontrar un justo equilibrio.

¿Cómo se apuntalará la educación ambiental desde el ministerio que usted preside?

Tenemos una dirección de educación. Además, la empresa privada es un pilar fundamental para que la educación ambiental se permee en todos los hogares. También con el Ministerio de Educación trabajaremos en una malla curricular transversal. Con la ministra analizaremos cuáles son las prioridades en educación ambiental. No es que queremos que se dé una clase de educación ambiental, sino que en clases como matemáticas se ubiquen ejemplos de educación ambiental.

Usted se reunió hace poco con el ministro de Turismo. ¿Qué estrategias se delinearon?

Tenemos algunas áreas de interés transversal, por ejemplo, el turismo sostenible tanto en Galápagos como en el continente. Además, estamos trabajando en un plan estratégico de manejo sostenible de las áreas protegidas de Ecuador y que nos convierta en un referente en el manejo de las mismas, y parques nacionales para que turistas tengan seguridad y comodidad. Una especie viva vale más y atrae más inversión que muerta como el caso de los tiburones.

Ahora que habla de tiburones. El mes pasado se cumplió un año del mayor decomiso de aletas de tiburón en Hong Kong provenientes de Ecuador y todavía no existen culpables. ¿Qué se hará al respecto?

Estar vigilantes. Eso está en instancia judicial y esperemos que haya culpables. Hay nombres, empresas que están siendo señaladas. Estoy seguro de que la justicia hará justicia, porque no hay derecho a que seamos el referente de la mayor exportación de aletas de tiburón.

¿Cuál es la posición del Gobierno frente a la flota internacional pesquera que ya se acerca a la frontera marítima ecuatoriana otra vez?

Son tres bloques de barcos que pueden sumar unos 300 barcos. Hay un comité activado de Cancillería, los ministerios de Defensa, Producción, Ambiente y la Secretaría de Comunicación. Nos convocamos casi a diario. Se tiene todo el contingente que está trabajando para que esta flota no entre, y si llega a entrar un barco, le caerá todo el peso de la ley independientemente de su bandera. (I)