Investigadores del Centro Nacional de Investigaciones Científicas (CNRS, por sus siglas en francés) y de la Universidad de Montpellier, en Francia, han descubierto que las plantas con flores que crecen en tierras de cultivo prescinden cada vez más de los insectos polinizadores.

A medida que les resulta más difícil reproducirse en un entorno carente de insectos polinizadores, las plantas evolucionan hacia la autofecundación, según publican los investigadores en la revista New Phytologist.

Al comparar los pensamientos de campo que crecen actualmente en la región de París con pensamientos de las mismas localidades resucitados en el laboratorio a partir de semillas recogidas entre 1992 y 2001, el equipo de investigación descubrió que las flores actuales son el 10 % más pequeñas, producen el 20 % menos de néctar y son menos visitadas por los polinizadores que sus antepasadas.

Publicidad

Se cree que esta rápida evolución se debe al declive de las poblaciones de polinizadores en Europa. De hecho, un estudio realizado en Alemania demostró que más del 75 % de la biomasa de insectos voladores ha desaparecido de las zonas protegidas en los últimos treinta años, detalla Europa Press.

El estudio identificó un círculo vicioso en el que la disminución de polinizadores conduce a una menor producción de néctar por parte de las flores, lo que a su vez podría agravar el declive de estos insectos.

Por ello, subraya la importancia de aplicar medidas para contrarrestar este fenómeno lo antes posible y salvaguardar así las interacciones entre plantas y polinizadores, que existen desde hace millones de años. (I)