Desde 1989 se crean bosques protectores para frenar el incremento de las zonas urbanas de Guayaquil. El primero fue el Bosque y Vegetación Protectora Cerro El Paraíso, cuya extensión se redujo para dar paso a más viviendas.

La mayoría de estos sitios fueron concebidos por iniciativa estatal y su administración delegada a distintas organizaciones de la sociedad civil, la Municipalidad de Guayaquil o entidades públicas como el mismo Ministerio del Ambiente, Agua y Transición Ecológica.

Son diez las áreas protegidas que limitan o están dentro del casco urbano de la ciudad de Guayaquil ordenadas desde la última, creada recién esta semana.

1.- Bosque Seco Samanes I

Es la primera reserva natural protegida por el Municipio de Guayaquil, declarada esta semana. Incluye un sendero en medio de especies de flora del bosque seco, como los ceibos.

Publicidad

Alberga 21 especies vegetales, 29 de aves y 3 de reptiles. Se encuentra dentro de la urbanización del mismo nombre y tiene 1,8 hectáreas.

Es administrado por la Municipalidad de Guayaquil.

2.- Bosque Protector Papagayo

Fue creado en el 2012, mediante decreto ministerial. Se ubica cerca de la cooperativa Voluntad de Dios, en el sector de Monte Sinaí, en el noroeste de Guayaquil.

Esta zona protegida abarca 3.602 hectáreas y funciona como barrera ante el crecimiento de los asentamientos informales.

Es administrado por el Ministerio de Desarrollo Urbano y Vivienda.

Los asentamientos irregulares de Monte Sinaí limitan con el Bosque Protector Papagayo. Foto: Ronny Zambrano

3.- Área Nacional de Recreación Los Samanes

Esta zona protegida de 380 hectáreas fue creada en el 2010. Está ubicada dentro del perímetro urbano en el norte de Guayaquil. Su objetivo, indica el Ministerio del Ambiente, Agua y Transición Ecológica, es “recuperar la vegetación nativa y la vida silvestre que existía en esta zona y brindar un espacio de recreación familiar”.

Publicidad

Tiene 2,4 kilómetros de ribera en los márgenes del río Daule. En el interior de esta área existen algunos remanentes de bosque seco del litoral y de la llanura inundable característica de la cuenca del río Guayas. El lugar alberga al cerro Colorado.

Es administrado por el Servicio de Gestión Inmobiliaria del Sector Público, Inmobiliar.

El Área Nacional de Recreación Los Samanes tiene canchas, parques y una concha acústica. Foto: José Beltrán

4.- Bosque y Vegetación Protectora Bosqueira

Posee 130 hectáreas. Fue creado y declarado en el 2009 por el Ministerio del Ambiente, Agua y Transición Ecológica.

Se ubica en la parroquia Pascuales de Guayaquil, en el km 27 de la vía a la Daule, a quince minutos de la intersección de la vía Daule con la Perimetral. Ahí habitan más de 200 especies de aves y unas 700 de plantas.

Es administrado vía delegación por la Municipalidad de Guayaquil.

Niños de escuelas y colegios plantan nuevos árboles en el Bosque Protector Bosqueira.

5.- Área Nacional de Recreación Parque El Lago

Fue creado en el 2002 y tiene una extensión de 2.283 hectáreas. Comprende un gran lago artificial, producto de un embalse sobre el río Chongón que mantiene una franja de vegetación a su alrededor.

El ingreso al área se encuentra en el km 26 de la carretera Guayaquil-Salinas, dos kilómetros después del peaje. El recorrido toma 35 minutos en automóvil y una hora en bus urbano.

Es administrado por el Servicio de Gestión Inmobiliaria del Sector Público, Inmobiliar.

En el Parque El Lago se realizan actividades deportivas y recreativas.

6.- Reserva de Producción de Fauna Manglares El Salado

El sitio de 10.635 hectáreas protege los remanentes de manglar de la zona del estuario de la expansión de las zonas urbanas de Guayaquil. Fue creado en el 2002 y es un espacio vital para la flora y fauna nativa del golfo y tiene valor paisajístico, estético y recreativo.

Posee varios accesos a través de estero Salado, uno de ellos es a través de Puerto Hondo. A este se llega desde Guayaquil por la vía a la costa tomando el retorno hacia el recinto de Puerto Hondo en el kilómetro 17,5 que es por donde se ingresa hasta las oficinas de la reserva.

Es administrado por el Ministerio del Ambiente, Agua y Transición Ecológica.

Área que es parte de la Reserva de Producción de Fauna Manglares El Salado.

7.- Bosque Protector Sendero Palo Santo

Está ubicado en Urdesa y Urbanor, en el norte de Guayaquil. En la zona se han identificado 35 especies de aves y fue creado en 1996.

Hay tres entradas.

1.- Urdesa, antes del Portón de las lomas, murales del sendero.

2) Urbanor, entrada baja.

3) Urbanor, entrada alta, mirador.

Es administrado por el Ministerio del Ambiente, Agua y Transición Ecológica.

En el Bosque Palo Santo se hacen actividades recreativas como ciclismo. Foto:

8.- Bosque Protector La Prosperina

Tiene 570 hectáreas y fue creado en 1994 en la zona oeste de la ciudad de Guayaquil dentro del campus de la Escuela Superior Politécnica del Litoral (Espol).

Incluye 120 especies de aves y las visitas se coordinan con una reserva a través de su sitio web http://www.bosqueprotector.espol.edu.ec/

Es administrado por la Escuela Superior Politécnica del Litoral.

El venado de cola blanca es una de las especies de mamíferos del Bosque La Prosperina.

9.- Bosque Protector Cerro Blanco

Es una reserva privada de 6.078 hectáreas de bosque seco tropical de la Costa ecuatoriana, ubicado en la Cordillera Chongón-Colonche, en el km 16 de la vía a la costa.

Se trata del pulmón más grande y el remanente de bosque seco mejor conservado de Guayaquil. Fue creado en 1992.

Es administrado por la Fundación Pro-Bosque.

Cerro Blanco es el hogar de 221 especies de aves, 54 de mamíferos, 8 de anfibios y 12 de reptiles. Además, hay más de 700 especies de plantas vasculares.

10.- Bosque y Vegetación Protectora Cerro El Paraíso

Está en la parte alta del cerro San Eduardo y fue creado en 1989 con una extensión de 420 hectáreas (ha) de bosque seco, que se redujeron debido al crecimiento de las zonas urbanas. Ahora cuenta con 299 ha.

El área tiene dos senderos y se han identificado 99 especies de aves.

Es administrado por la Municipalidad de Guayaquil. (I)

Voluntarios y militares participan en las mingas que se hacen en el Bosque Cerro Paraíso.