Columnea fluidifolia, de la familia Gesneriácea, es la nueva especie de planta que se registra en Ecuador. Habita en la región del Chocó Andino, dentro de la reserva Reserva Mashpi, específicamente en las laderas noroccidentales del país, en la zona de conservación Mashpi-Pachijal en la provincia de Pichincha.

El descubrimiento se dio gracias al esfuerzo de conservación de los biólogos de Mashpi Lodge y a través del estudio EPHI (Ecology of Plant-Hummingbird Interactions), realizado entre 2017 a 2019 por el WSL (Suiza) y Aves & Conservación (Ecuador).

‘Guardianes del bosque’ protegen especies y ayudan a la ciencia a conservar parte del Chocó Andino en Ecuador

Esta planta se diferencia de otras Columnea sobre todo por la inusual disposición de sus hojas; en un mismo brote se encuentran pares de hojas anisófilas (de distinto tamaño) y pares isófilos (del mismo tamaño). Por otro lado, como la gran mayoría de Columnea, es una flor epífita, pendular, colorida y llamativa.

Este hallazgo se suma a las más de 500 especies de plantas identificadas y catalogadas en la reserva Mashpi, gracias al arduo trabajo del equipo de Investigación y Biología de Mashpi Lodge en alianza con botánicos de varias universidades nacionales e internacionales, rescatando la contribución científica a seguir ampliando el inventario de biodiversidad del Ecuador, en donde este ejemplar se integra a las casi ya 18,500 especies de plantas vasculares en el país.

Publicidad

El proyecto EPHI buscó comprender la interacción entre plantas y colibríes para conocer así la vegetación que prefieren estas aves en su dieta. Francisco Tobar, uno de los biólogos encargados, a través de fotografías tomadas para el proyecto, descubrió la peculiar planta.

El estudio para determinar si la especie era única en su tipo, conllevó algunos años, ya que el hecho que la biorregión del Chocó esté distribuida entre varios países vecinos como Colombia, Panamá y Costa Rica, hace necesario comparar las características de plantas similares. Fue necesario entonces indagar los archivos físicos y digitales de herbarios y muestras en museos, con el fin de descartar un espécimen ya reconocido.

Mashpi Lodge llega a su primera década combinando turismo y preservación de la fauna y flora del chocó andino

Este nuevo descubrimiento nos trae una sonrisa y la satisfacción de saber que protegemos ésta y cientos de otras especies, pero a la vez es un llamado a la acción urgente de continuar investigando y conservando mayores áreas de bosque. La Columnea fluidifolia fue descubierta recién y ya está en peligro crítico de extinción, debido a que se encuentra únicamente en la Reserva Mashpi y no se ha logrado encontrar más que 40 individuos”, comentó Mateo Roldán, director de Investigación en Mashpi Lodge.

Recientemente, la reserva Mashpi ha expandido su territorio cubriendo un total de 2.882 hectáreas de áreas protegidas, en medio del bosque tropical en la Reserva de Biósfera del Chocó Andino. Esto ha sido posible entre otros factores, gracias al turismo sostenible de Mashpi Lodge, un mágico lugar visitado por exploradores de todo el mundo que llegan para conocer las increíbles maravillas de este majestuoso jardín de Quito, ubicado a tan solo tres horas de la capital ecuatoriana. (I)