El próximo domingo 10 se desarrollará el primer campeonato de pesca de basura y cabos sueltos La Nueva Pesca, que reunirá a equipos conformados por miembros de cooperativas de pesca artesanal del cantón General Villamil Playas con sus familias y amigos. La meta es recolectar como mínimo una tonelada y media de desechos, afirman los organizadores, el Colectivo Cabos y la Universidad Casa Grande.

Cada cooperativa debe inscribir un doble equipo, pues unos saldrán al mar, a pescar basura con sus redes, y otros se quedarán en tierra, para limpiar alrededor de un kilómetro de playa.

Sergio Moraga, vocero del Colectivo Cabos, explica que se enfrentan a la problemática de la contaminación de las playas de la costa ecuatoriana. “A partir de esta identificación implementamos este proyecto frente a uno de los principales problemas de la contaminación: los macroplásticos, que componen el 70 % de los plásticos en los océanos, y de ellos, el 60 % son cabos de pesca descartados”.

El colectivo se dedica a recogerlos, limpiarlos y, ya que están hechos de polietileno y polipropileno, los envían a una planta de reciclaje. Y para sumar fuerzas, La Nueva Pesca apela a los pescadores artesanales para que salgan por equipos al mar y tengan un grupo de respaldo que recupere residuos en la playa, en la vía a Data, “que es una de las zonas con más tonelaje de basura”, puntualiza Moraga.

Publicidad

De parte de la Universidad Casa Grande, Diana Izquierdo expresa que no solo querían ofrecer una solución, sino articular a la comunidad de Playas con la industria, las oenegés y las autoridades para generar un trabajo en conjunto. “Nos encontraremos en la cubierta del malecón de Playas el 10 de julio, a las 08:00, y allí estaremos recibiendo a todos los equipos”, asegura, “hemos conversado ya con cinco cooperativas”.

Cada cooperativa enviará al mar tres embarcaciones, en cada una irán de dos a tres pescadores. Y para aumentar la pesca, los equipos de tierra (su familia, amigos, quien desee unirse a este esfuerzo) los respaldarán. “Quisimos que participe de forma activa la comunidad”, indica Izquierdo, “porque sabemos que esto es un problema de todos, no solamente de los pescadores, sino de los turistas, los ecuatorianos, los consumidores de mariscos, todos nos vemos afectados”.

La recolección de desechos en tierra se realizará en la vía a Data. Foto: Cortesía Colectivo Cabos Foto: Cortesía

Las embarcaciones inscritas estarán en la zona de mar identificada para la competencia de 09:00 a 12:00 y el resto se movilizará con algunos de los organizadores y voluntarios a la vía a Data, para emprender la recolección de basura en un área de alrededor de un kilómetro. Al terminar, volverán a la cubierta del malecón de Playas para recibir a los pescadores y hacer el pesaje total.

Los tres equipos que alcancen un mayor peso de basura recolectada y cabos en desuso recibirán premios ($ 700, $ 500, $ 300) y todos los inscritos recibirán un reconocimiento por su participación.

Publicidad

“Queremos que puedan sentir la recompensa ambiental y económica; estamos fomentando una economía circular”, añade Diana Izquierdo. Luego de la recolección, los cabos se transformarán en nuevos insumos que puedan ser comercializados. La idea es que la comunidad de Playas haga de esta actividad un hábito y lo incorpore a su gestión diaria.

El detalle de los equipos de recolección en tierra no es poca cosa. Moraga comenta, por experiencia propia, que en unos 600 metros de perímetro en la vía a Data se pueden recoger entre 300 y 400 kilos de cabos de pesca descartados, en un recorrido de poco más de dos horas. “Ese es el nivel de contaminación que existe en la zona”.

Los restos de cabos de pesca se reciclarán como parte del proyecto para que la limpieza de las playas sea sostenible. Foto: Cortesía Colectivo Cabos Foto: Cortesía

Izquierdo hace notar que esta cantidad se logra con grupos pequeños que hacen minga, “pero si somos muchos más, ese número puede multiplicarse y tener un impacto mucho mayor para el medioambiente”.

Con esa experiencia, los organizadores aspiran a recuperar por lo menos una tonelada y media de cabos desechados, pero están confiados de que incluso podrían llegar a duplicar esa cantidad.

Publicidad

Sí, los visitantes turistas, la comunidad de fuera de las áreas urbanas podrían asistir. Podrían sumarse de alguna manera, van a poder ver ellos la acción que se va a realizar durante el concurso.

La inscripción a la competencia es gratuita y estará abierta hasta la mañana del 9 de julio al teléfono 098-134-9443. Es posible encontrar las bases y más información con Colectivo Cabos. El requisito es participar a través de una cooperativa; por esta ocasión no se admitirán grupos independientes, pues como han enfatizado los organizadores, el objetivo no es simplemente la recolección. Los equipos recibirán materiales básicos de recolección y clasificación al llegar al punto de encuentro.

Moraga afirma que estarán registrando en audio y video la actividad en el mar, y que los espectadores podrían acercarse a la recolección en tierra, el pesaje y la premiación. “Nuestra expectativa es generar un pequeño documental que pueda dar testimonio de lo sucedido”, dice.

E Izquierdo amplía: “Nuestra mayor meta es lograr ese cambio cultural de ir y limpiar nuestras playas y océanos y salvaguardar nuestro ecosistema marino. ¿Está limitado a residentes de Playas? No, pues hay equipos de Guayaquil y Quito que se han inscrito, y otras comunidades costeras han mostrado interés en que la competencia se replique en sus playas. (I)