En 1992, Susana Cepeda fue nombrada directora del Centro Ecuatoriano Norteamericano (CEN) de Guayaquil. Desde ese espacio que imparte el idioma inglés y difunde la cultura estadounidense, generó una vasta y variada actividad cultural. El cine, la música, el teatro, el arte, la literatura, tuvieron resonancia en la institución, que se sumó con fuerza a la vida cultural noventera de la ciudad. El CEN se convirtió también en un lugar que dio cabida a las manifestaciones culturales y artísticas del Ecuador.

Susana, nacida en Ecuador, regresaba  a su país luego de permanecer en Estados Unidos por 22 años, tiempo en el que luchó, viajó, estudió, se preparó intelectualmente, conoció a líderes y desplegó un amplio trabajo cultural y en favor de causas como los derechos civiles desde los distintos espacios en los que le tocó estar. Ese bagaje cultural y laboral lo depositó en el cargo que desempeñó en el CEN, en cuya dirección continuó hasta 2012.

La gente de Guayaquil conoce el trabajo que Susana desarrolló en el lapso 1992-2012, pero quizá desconoce sus comienzos y su etapa en Estados Unidos. Ese periodo lo cuenta en un libro de reciente circulación, que se titula Susana, sin dar explicaciones. Es una obra de 187 páginas, publicada por El Ángel Editor,  en la colección Huella&Memoria.  “Aquí narro mis pasos en el corto viaje a Washington que duró 22 años”, escribe la autora.

El volumen cuenta con un prólogo de la poeta Rosa Amelia Alvarado. “Es la trayectoria de una mujer admirable, con principios inquebrantables, y con la determinación de coadyuvar en un mundo mejor para todos”, dice Rosa Amelia. La contraportada trae un texto de la poeta Sonia Manzano. “He aquí una obra escrita por una valiente heroína de nuestros tiempos”, señala Sonia.

Publicidad

De esta autora se incluye un poema dedicado a Susana, publicado originalmente en el libro Espalda mordida por el humo, cuyos versos dicen: “Todo esto pasó/ así como lo cuento/ palabra de mujer/ palabra sagrada/ palabra por completo consagrada/ a ser siempre mujer/ sin dejar de ser palabra”.

Susana, sin dar explicaciones es un libro testimonial, memorioso, que permite conocer mejor a esta singular ecuatoriana. (O)