Luego de compartir una cena de fin de año y la quema de año viejo en su residencia en Mapasingue, en el norte de Guayaquil, Geovanni Herrera disfrutó el primer día del 2022 admirando la inmensidad del mar y compartiendo platillos hechos a base de mariscos en Playas.

Pasadas las 11:00 de este sábado 1, él en compañía de su esposa, la hija de ella y su cuñada descansaba en una silla, bajo un parasol, mientras se refrescaba con una cerveza luego de bañarse en la playa.

Ellos eran parte de las decenas de personas, en su mayoría grupos familiares, que coparon el balneario guayasense en el primer día del 2022.

Al igual que muchos de los congregados, Herrera auguró el fin de la pandemia y que mejore la situación económica del país.

Publicidad

Ahí, los asistentes, en su mayoría grupos familiares, disfrutaban sentados en la orilla recibiendo la frescura de las olas que llegaban hacia esa zona, otros masajeaban con la arena mojada y también había quienes alquilaban boyas para flotar en el agua. En las carpas, algunos mantenían estricto uso de las mascarillas y en otros casos no las usaban o las tenían por momentos.

Varios de los visitantes aprovecharon para compartir paseos en las populares bananas. Foto: El Universo

También se evidenció que varios de los presentes en las sombrillas o en la arena descansaban horas extras por la larga celebración que se extendió desde la noche del 31 hasta la madrugada o mañana del 1 de enero. Incluso hubo quienes continuaban la celebración en las carpas compartiendo música, bebidas y comida.

Sentado sobre la arena, Enrique Jácome, que se protegía con su mascarilla, se relajaba contemplando el mar en compañía de su esposa y dos hijas menores de edad. Ahí, el hombre contó que compartió el fin de año con sus suegros en Posorja y antes de volver a Guayaquil decidieron pasar el día en Playas.

Él también consideró este año nuevo como una nueva oportunidad de renovar aspiraciones personales y cambios en el manejo de la administración del país.

Publicidad

Entre sus aspiraciones pidió por la unión familiar, el retorno a las actividades regulares en las instituciones educativas que actualmente siguen en modalidad híbrida (presencial y virtual), mejores condiciones laborales y facilidad en el acceso a cupos a la educación superior.

Hay mucha gente que está peloteada (desempleada), gente que pasa sin trabajo, ojalá haya mucha oportunidad de trabajo y puedan llevar algo (de dinero) a su casa”, dijo sobre colegas de trabajos en labores de sistemas eléctricos.

En otros casos hubo quienes llegaron a pasar dos días, con una noche de estadía en hoteles. Así fue el caso de la quiteña Inés Gómez.

Ella, que reside en Durán, se acomodó en la misma playa principal del cantón con su esposo, hija, yerno y cinco nietos. “Pido salud y bienestar a todo la familia, que acabe la pandemia, que sea el 2022 mejor en prosperidad y trabajo”, dijo la visitante.

Publicidad

Según datos de la Cámara de Turismo de Playas, aproximadamente 150.000 personas ingresaron al cantón Playas en estos días de feriado, que culmina este domingo 2. Sin embargo, el arribo de viajeros motivó una ocupación hotelera del 90 %, ya que muchos de los viajeros, como Jácome y Herrera, llegan a pasar el día y retornan a Guayaquil.

Debido a la incertidumbre de última hora por la emisión de medidas de las autoridades, Esperanza López, presidenta de la Cámara de Turismo, capítulo Playas, consideró que el arribo de visitantes era “masiva”, aunque estimó que la cifra de ocupación pudo haber sido mayor. Un mes antes ya tenían todo reservado, pero los cambios de regulaciones motivó que se queden con 10 % menos de visitantes.

“Que en el próximo feriado se nos deje trabajar como se lo ha hecho ahora y las autoridades tomen las decisiones acertadas y se lo haga con anticipación, y no a última hora cuando todos estamos con la expectativa y ya endeudados para tener algo preparado”, dijo López.

Entre los comerciantes también hubo expectativa por el arribo de mayor número de viajeros en este inicio de año, que marca la nueva temporada playera. Severino Mite, socio de la Asociación Delicias Marinas, tenía proyectado vender 20 cebiches de distintas variedades con pescado, concha, camarón y otros mariscos. “Espero ganarme unos $ 100 por lo menos”, dijo el comerciante.

Publicidad

El hombre estimó que hay buenas expectativas por los posibles réditos económicos y pidió mayores controles al comercio informal para que se mantenga el orden en zona de parasoles.

En el balneario de Playa Varadero, jurisdicción de Guayaquil, también hubo gran afluencia de visitantes. En el ingreso, agentes metropolitanos verificaban que los asistentes tengan su carné de vacunación completo. En los comedores, los grupos familiares disfrutaban una variedad amplia de platos de mariscos, como camarones apanados y cazuela de pescado. Ahí, varios de los visitantes resaltaron la limitación y distancia entre carpas, como parte de las medidas anti-COVID-19.

Concurrencia de personas en Playa Varadero. Foto: El Universo

La tarde de este sábado 1, en la salida de Guayaquil se evidenció mayor flujo de vehículos que cruzaban el peaje de Chongón hacia Santa Elena y Playas. Para este domingo 2, la Comisión de Tránsito del Ecuador mantendrá personal desplegado en la vía para atender emergencia y coordinar el retorno de viajeros.

Dato

Según Esperanza López, presidenta de la Cámara de Turismo capítulo Playas, en periodos prepandemia podía llegar hasta 280.000 personas en el feriado de Año Nuevo. Por la situación sanitaria, la cifra ha bajado a 150.000 visitantes estimadamente. (I)