En el último año, varias unidades del sistema de transporte masivo Metrovía se han incendiado por diferentes motivos.

En julio de 2023, tres unidades del sistema se incendiaron en la terminal Río Daule, ubicada en la avenida Benjamín Rosales, norte de Guayaquil. Debido a la temperatura, otros dos buses resultaron con afectaciones parciales en parabrisas, guías y pintura.

Publicidad

‘¡Señor, no empuje!’ o ‘sale por la ventana’: son frases frecuentes en buses de la Metrovía que viajan repletos de pasajeros

Tres alimentadores pertenecientes al Consorcio Metro Express fueron los que resultaron destruidos.

En ese mes se anunció que este hecho quedaba bajo investigación por parte de las autoridades pertinentes para determinar las posibles causas.

En tanto que en agosto de ese mismo año, un bus ardió en llamas en la parada Boca 9, ubicada en la calle Boyacá, centro de la urbe. Las llamas afectaron de manera parcial un articulado.

A estos dos hechos se suma el registrado con uno de estos vehículos del sistema Metrovía el domingo 25 de febrero en la estación Mall del Sur y que derivó en el cierre de las instalaciones. El carro quedó prácticamente cubierto por las llamas.

Publicidad

El incendio se habría generado por un desperfecto eléctrico del carro. En este caso y en los anteriores incidentes no hubo personas heridas.

Ante estos incidentes con los buses del sistema, usuarios que regularmente utilizan este medio de transporte piden a las autoridades que se haga un examen minucioso a cada una de las unidades para conocer su tiempo de vida útil y el estado de su carrocería y sistema eléctrico.

”No podemos seguirnos exponiendo a que uno de estos buses explote con gente adentro. Esta vez fue sin gente, pero peligra que uno de estos buses se incendie lleno de gente en algún rato”, dijo Mayra Moreira, quien a diario usa la ruta Troncal 1, que conecta el norte con el sur de Guayaquil y llega hasta el Guasmo.

Ella pide, por ejemplo, que se revise el estado de los motores y del sistema eléctrico de cada unidad, para evitar incidentes como el del domingo.

De la misma manera, Alfredo Benalcázar solicita a las autoridades o a los consorcios que se transparenten las revisiones anuales o mensuales que se les realizan a los vehículos que transportan a miles de usuarios a diario.

“Deberíamos estar 100 % de que en el bus que nos subimos está todo bien, todo perfecto. Así como cuando multan a la gente por llantas lisas, por el estado de un carro, que asimismo se multe si un articulado está en mal estado. Las autoridades deben poner el ojo en estos carros que movilizan vidas a diario”, recalcó.

Leoncio Aguirre, en cambio, cree que se debería sacar de funcionamiento aquellas unidades que están casi obsoletas.

”Si dicen que no hay plata para el mantenimiento o no hay plata en el sistema, pues hay que ser responsables y no dejar que esos buses sin mantenimiento o que están muy viejos y con fallas sigan circulando”, agregó.

Pedro Orlando, en cambio, pide que se dé mantenimiento a puertas y ventiladores. “Hay puertas que no cierran bien y uno peligra en alguna frenada”, señaló.

‘Hoy me tocó caminar más a mi trabajo porque la parada está cerrada’: usuarios avanzan hasta la estación Hospital del IESS ante clausura temporal de sitio donde se incendió bus

Karla Buestán cree que también hace falta reforzar protocolos para atender incendios.

”Creo que lo del domingo quizá se pudo hacer algo inicial con extintores hasta que lleguen los bomberos. Creo que hace falta capacitar a guardias, a los mismos conductores sobre cómo actuar y evitar que los carros se quemen total”, manifestó.

Según Buestán, el sistema en su totalidad requiere una nueva visión que vaya desde vehículos nuevos, un sistema más ordenado y el incremento de unidades.

“Si en algún momento están pensando en subir el pasaje, deben pensar los transportistas y autoridades en dar un buen servicio. Estamos viendo buses que se queman, que humean, que se quedan dañados, ya es tiempo de tener un servicio de calidad”, puntualizó.

Respecto al incendio del bus de la Metrovía, ocurrido el domingo 25, este Diario consultó a la Agencia de Tránsito y Movilidad (ATM) si tanto el bus como la estación contaban con extintor de incendios en el momento del siniestro. También, cuál es el plan de contingencia que se aplica en estos casos.

Personal de comunicación de la entidad señaló que la ATM está a la espera del informe del Cuerpo de Bomberos de Guayaquil para ofrecer más detalles. (I)