Que si bien el derecho a la resistencia es constitucional, los dos días consecutivos de protestas por la avenida 9 de Octubre han generado pérdidas a los negocios ubicados entre la plaza Centenario y el Malecón Simón Bolívar. Es en lo que coinciden dueños de locales, la mayoría de ellos cierran las puertas de sus negocios mientras se dan las manifestaciones, para evitar que infiltrados provoquen robos o desmanes.

Aquello se evidenció el lunes y martes, en el contexto del paro nacional convocado por la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie) en demanda de que el Gobierno implemente políticas públicas que permitan contrarrestar la compleja situación económica que vive el país.

Manifestación indígena no llegó a la Terminal de Transferencia de Víveres; acceso fue bloqueado con policías y militares, solo se permitió entrada de proveedores

Cerca de las 16:30 del martes, en el noveno día de movilizaciones, una marcha de organizaciones sociales salió desde la plaza Centenario y en el lapso de dos horas llegó al Malecón Simón Bolívar. Durante ese tiempo muchos negocios cerraron y su personal aguardaba afuera.

Carlos Lino, encargado del local de comida D’Leña, en 9 de Octubre y Chile, calculó que entre los dos días de protestas se perdió allí un 30 % de ventas.

Publicidad

“Otra cosa es que ya mismo no tenemos qué vender, por el tema de la paralización, lo que son las legumbres están más escasas”, comentó el hombre que con otros tres compañeros veía pasar la marcha de organizaciones sociales.

Este local cerró por completo una de las dos puertas enrollables y en la puerta que quedó abierta se ubicaron los colaboradores. En otros negocios de esa cuadra los dueños optaron por bajar las puertas a la mitad.

La presencia policial es permanente durante el paso de manifestaciones en la avenida 9 de Octubre. Foto: El Universo

“Uno tiene miedo por la violencia y los robos que ya se han visto en otras partes. Lo mejor es prevenir porque si ya la situación está mala, peor si vienen a robar lo poco que se hace”, mencionó el trabajador de otro establecimiento, quien estimó pérdidas del 30 %.

Daniela Pulgar, quien trabaja en Las Empanadas de Paco, en 9 de Octubre y García Avilés, mencionó que allí las pérdidas durante el tiempo que deben cerrar el establecimiento bordean el 40 %.

Publicidad

“Ayer (lunes) tuvimos que cerrar más temprano (tras la manifestación indígena), porque todos los locales cerraron y esto queda botado. Hoy (martes) no tenemos disposición de cerrar, pero si ya vemos que todos cierran, hay que cerrar también”, refirió ella y agregó que normalmente dicho negocio atiende hasta las 21:00.

Después de la marcha del martes, el ambiente en la avenida 9 de Octubre se empezó a apagar. Varios locales, tanto de comida como de electrodomésticos y artículos tecnológicos, cerraron temprano y otros estuvieron vacíos.

En manifestaciones de Guayaquil hay una mezcla de reclamos que van desde altos precios, falta de medicinas, inseguridad y hasta voces que piden renuncia

“Creo que lo principal es por el miedo de la inseguridad. La gente ya no se queda vitrineando o comprando porque siempre está el temor de saqueos y esas cosas que se ven en otros lados”, manifestó José López, quien esperaba comprar un par de zapatos, pero a las 18:45 la tienda a la que iba estaba cerrada.

El sentir generalizado de dueños de negocios y ciudadanía en general es que haya acuerdos para el cese de las movilizaciones que obligan a interrumpir las jornadas de trabajo en tiempos en que se apunta a la reactivación económica luego de más de dos años de pandemia del COVID-19. (I)