La masa para hacer empanadas; la carne, pollo, embutidos para los rellenos; una refrigeradora, una paila para freír, una vitrina; la pintada del local, la colocación de las cerámicas y un letrero para la promoción del negocio.

Esa fue la ayuda inicial que recibió la emprendedora guayaquileña Gabriela Yontomo para comenzar la venta de empanadas en el sector del Guasmo sur y así ayudar a su hijo con discapacidad física en un 75 %.

Personas con discapacidad, talentosas para emprender

La mujer de 36 años comentó que Antony, quien ya tiene 15 años, permanece en una silla de ruedas, tiene un tumor cerebral y sufre de ataques de epilepsia constantes. Él no nació así. Ella contó que cuando su niño tenía 4 años sufrió el ataque de un perro de raza grande.

Ella recordó que el ataque ocurrió donde ella trabajaba y desde ahí todo cambió: se quedó sin trabajo, sin dinero y con las graves secuelas de ese accidente que casi le cuesta la vida a su tercer hijo.

Publicidad

“Por muchos años padecimos, a veces no teníamos ni para un pan, peor completar para las consultas o tratamiento. Teníamos que hacer bingos, rifas, y me daba mucha vergüenza seguir así, yo quería trabajar, pero la condición de mi hijo no me lo permite en un trabajo común”, explicó.

Esta situación cambió para Gabriela, pues desde hace algunos meses ingresó al programa de emprendimientos comunitarios de la Dirección de Inclusión Social del Municipio. En este nuevo grupo hay 20 mujeres que son madres o abuelas de niños o jóvenes con discapacidad. El cabildo junto con la empresa La Chilenita les dieron lo necesario para que abrieran su negocio en su propia casa y pudieran atender a su familia.

Ximena Gilbert, directora de Inclusión Social, explicó que estas beneficiadas son casos con extrema discapacidad y que residen en sectores como el Guasmo, Monte Sinaí, Fortín, Vergeles, entre otros sectores populares de Guayaquil.

Mujeres recibieron vitrinas, freidoras, mesones y hasta el tanque de gas para iniciar con su puesto de empanadas. Foto: Carlos Barros- El Universo. Foto: El Universo

Ella dijo que se hizo la selección de los casos y que estas madres tenían mucha necesidad de trabajar y de cuidar a la vez a sus hijos, por lo que accedieron a esta ayuda por parte de ambas entidades.

Publicidad

El Municipio, por medio de Épico, realizó diversas capacitaciones con este nuevo grupo para que aprendan contenido, como administración de recursos, bases de emprendimiento, difusión, promoción en redes sociales, atención al cliente, entre otros temas, que complementan al emprendedor como tal.

Agregó que el aporte de la empresa privada es fundamental, que en este grupo hubo convenio con La Chilenita, pero en ocasiones anteriores también trabajaron con Unilever para hacer la donación de helados para emprendimientos.

Carlos Rivadeneira, presidente de La Chilenita, explicó que se les asiste en todo el tema de arreglos y mobiliario del local, algunas ya los tienen avanzados y se complementa, con otras se hace desde cero.

Las nuevas emprendedoras agradecieron el apoyo para iniciar sus negocios y atender de mejor manera a sus hijos. Foto: Carlos Barros- El Universo. Foto: El Universo

Él comentó que les entregan todos los insumos para preparar las empanadas complemente gratis para que inicien su negocio, empiecen con la marcha. Este acompañamiento es por un mes de forma gratuita, luego de eso ellas ya pondrán en práctica el tema de administración, compras, producción, ventas que han aprendido de forma teórica.

Publicidad

“A algunas solo les falta la vitrina o tienen dañado algún electrodoméstico. Además reciben capacitación en La Chilenita para que sepan hacer los rellenos de las empanadas, cerrar bien los bordes, entre otros detalles de la preparación”, dijo.

Al igual que Gabriela, otras madres acudieron a su presentación. También llegaron mujeres que aspiran a ser incluidas en la tercera parte de este proyecto, que se abrirá en los próximos meses. Para más detalles puede acudir al centro Valientes del Municipio de Guayaquil, en La Atarazana, donde manejan este plan para ayudar a las familias que tienen un integrante con discapacidad. (I)