En los 25 cantones de Guayas se busca acelerar las medidas preventivas y las acciones ante el fenómeno de El Niño con la declaratoria de emergencia establecida desde la Prefectura.

Para ello, Johan Coronel, coordinador de Prevención de Riesgos de la Prefectura del Guayas, explica detalles sobre los frentes de trabajo, la población expuesta y un plan de apoyo a los agricultores para aportar en su reactivación.

Ante el fenómeno de El Niño, en Guayas, ¿qué acciones específicas están realizando?

Publicidad

Priorizamos primero con cada una de las 25 alcaldías, con las unidades de gestión de riesgos, con las direcciones de obras públicas, se hizo un listado de obras que se necesita realizar, dentro de las cuales están desazolves, limpiezas de canales, de ríos, el tema de levantamiento, reforzamiento de muros, construcción de muros, también de accesibilidad en las vías rurales. Validamos con estudiantes de la Espol, porque una cosa es lo que nos digan las alcaldías, otra cosa es lo que se puede hacer técnicamente, y de esto lo que hicimos es tomar las que son, las que están en mayor alto riesgo, las que podrían generar mayor amenaza hacia la ciudadanía. Entonces esas son las que nosotros priorizamos, tenemos más de 300 obras priorizadas, todavía seguimos revisando, pero una vez que se priorizan, empezamos a ejecutarlas.

Establecimos un plan de contingencia, en tres fases: de preparación, respuesta y recuperación.

Inocar instala nueva boya oceanográfica en Galápagos para evaluar las condiciones de El Niño

¿Cuánta población estaría directamente afectada por inundaciones y deslizamientos en los cantones?

Publicidad

La Secretaría de Riesgos hizo y determinó ya un número de personas que podrían verse afectadas por inundaciones y movimientos en masa o deslizamientos (...). En esta información que nos proporcionaron son 677.464 personas que están en susceptibilidad de inundaciones. Son 463.000 en alta (mayor riesgo), 213.000 en media, y viviendas expuestas 169.366 (115.918 en alta, 53.000 en media). Es decir, 677.464 personas por susceptibilidad a inundaciones y por movimientos en masa también tenemos a 118.696 personas (2.080 en alta, 116.616 en media).

Viviendas expuestas también, 520 en alta, 27.904 en media a movimientos en masa. En total, 28.428 viviendas ante susceptibilidad de movimientos en masa. Entonces, son alrededor de 800.000 personas si sumamos lo de inundaciones con lo que es movimientos en masa.

Publicidad

¿Como cuáles?

Por ejemplo, Salitre, Jujan, Balao, Guayaquil, Samborondón son los que mayores afectaciones podrían tener. Estamos trabajando conjuntamente con las alcaldías para ver cuáles son sus planes de contingencia, qué es lo que tienen preparado, estamos exponiendo nuestros planes para que podamos articular acciones; esto, porque es un tema complementario lo que nosotros hacemos.

Entraron en mayo, ha habido una carrera contra el tiempo, ¿cómo se han tenido que aliar con los municipios para trabajar en conjunto?

Así es. Tenemos alrededor de un poco más de cuatro meses en funciones, todas estas obras de mitigación debían haberse generado antes, o sea, no ahora y no necesariamente por el fenómeno de El Niño. (...) Con ellos lo que hacemos es precisamente priorizar cuáles son las obras, validamos y empezamos a trabajar. Pero el tiempo que tenemos es muy corto, ya ahora hablamos de que tenemos una alerta naranja, que nosotros tenemos que ejecutar acciones. Y ante esta alerta naranja, por ejemplo, es que nosotros generamos ya un informe técnico y una recomendación tanto a la prefecta como al pleno del Consejo Provincial, que lo integran en este caso las alcaldías, las juntas provinciales, para que pueda declararse, en este caso en emergencia, a la Prefectura de Guayas para poder ejecutar estas obras.

Publicidad

¿Qué se busca con esta medida?

Los procesos de contratación, lamentablemente, ahora en la administración pública, son bastante complejos, demora alrededor de cuatro meses hacer un proceso de contratación. Lo que permite la declaratoria de emergencia, en este caso, para que se ejecuten los procesos de manera mucho más ágil. Nos permite mover recursos desde algunas (obras) que estén planificadas hacia obras que puedan necesitar, por ejemplo, en el tema de mitigación. Tenemos un listado de obras de mitigación, de desazolves, que se planificaron, pero no las vamos a poder ejecutar todas hasta que en los cortos meses que tenemos, al mes de noviembre, tal vez de aquí en dos meses, o máximo a diciembre, tenemos que poner el pie en el acelerador para que se ejecuten estas obras. No es toda la Prefectura que se recomendó, sino la Dirección de Obras Públicas, la Dirección de Riego, Drenaje y Dragas, que se encargan de estas obras de mitigación para que se pueda ejecutar en el menor tiempo posible, en estos tres meses que nos quedan.

Sobre esas 300 obras, ¿cuáles son las más necesarias consideradas urgentes?

Dentro de estas hacemos limpiezas de alcantarillas, limpieza de cauces, son más de 800 kilómetros de cauces que tenemos que limpiar; los cambios de ductos cajón en las vías, con los canales que tenemos que tenerlos limpios para poder realmente aumentar la capacidad de desfogue de agua. Hablamos también de los muros de contención, de puentes también que se tienen que construir, el mantenimiento de las vías, lo hemos priorizado en los 25 cantones. No estamos viendo el tema político, camisetas políticas, estamos trabajando con todos porque a la emergencia tenemos que darle la cara y empezar a ejecutar acciones.

Sobre los pequeños agricultores, que también pueden tener problemas en vías rurales, ¿qué se está haciendo para evitar que queden incomunicados y no puedan sacar sus productos?

Uno de los mayores afectados siempre va a ser el tema agrícola. Las vías son lo principal, en estas obras hablando de los cauces, de las limpiezas, también está el mantenimiento pétreo de las vías de segundo y tercer orden que corresponde a la Prefectura. Mientras podría darse la presencia de las lluvias, estas vías estarían en un mejor estado para poder transitar. No solamente estamos trabajando en el tema de los muros y las vías, sino también en la parte de agricultura y ganadería. Hemos destinado alrededor de $ 10 millones para ejecutar programas en virtud de que se pueden generar afectaciones por las lluvias. Es así que ya tenemos un programa de un subsidio agropecuario, que es un proyecto de protección a pequeños agricultores, quienes tengan hasta 5 hectáreas de sembríos. Pueden registrarse a través de la página www.guayas.gov.es.

Vamos a llegar a 9.300 agricultores que hayan perdido sus cultivos hasta 5 hectáreas con un bono de $ 450 por una sola vez. Hemos destinado $ 3,5 millones para llegar a 4.850 agricultores con fertilizantes agroecológicos, úrea, kits de alimentos para semovientes, estamos adquiriendo 3.000 kits para 45.000 animales, llegamos a 3.000 ganaderos pequeños y adquisición de semilla certificada, que es mucho más fuerte, con 12.000 sacos, vamos a llegar a 5.334 agricultores.

En el Guayas y afluentes, cuando hay lluvias, baja bastante material, ¿se está trabajando con las municipalidades para evitar que se mantenga el sedimento y que pueda llegar a afectar a los cantones cercanos?

En estas limpiezas de los cauces de los ríos, de los canales, unos nos competen como Prefectura en la parte rural y en la parte urbana les compete a las alcaldías. Es ahí donde nosotros les hemos pedido que se pueda realizar la limpieza. Cuando tenemos un río que empieza a bajar sedimento por el tema de agricultura, minería, entonces el sedimento lo que hace es irse asentando y la capacidad hidráulica, el desfogue que tenemos va a ser mucho menor, entonces, lo que hay que hacer es toda esa limpieza para quitar este material. Eso les pedimos que hagan, que puedan limpiar en los sectores que les competen a las alcaldías, realizar estas actividades de limpieza, de desazolve, retiro de material, de plantas, de palos que están o podrían obstruir o convertirse también en un problema.

Juan Pablo Zúñiga, de industriales arroceros: Nunca va a ser reemplazada la producción nacional con una importación, pero si hay desabastecimiento por El Niño tenemos que ver alternativas

En el tema de los albergues, ¿ya se tienen vistos cuáles y cuántos serían abiertos para atender a esa población posiblemente afectada?

Levantamos información de 165 alojamientos temporales que tenemos una capacidad para 26.196 personas, (en) los cuales hicimos algunas recomendaciones y aquí un llamado hacia las alcaldías para que por favor realicen estas adecuaciones que son de mantenimiento, habilitación, mantenimiento de servicios básicos, de pintura, de accesibilidad, de habilitar los lugares para que podamos nosotros también complementariamente realizar acciones. Los alojamientos temporales les compete a las alcaldías y a la Secretaría de Gestión de Riesgos desde el nivel provincial o desde el nivel nacional, también nos estamos preparando para poder aquí a la provincia ayudar en estos temas, aunque no sean de nuestras competencias.

En asistencia humanitaria hemos destinado $ 3′569.000 y estamos adquiriendo, 70.000 KPRH, que son kits de alimentos, kits de primera respuesta humanitaria, que son kits de alimentos no perecibles para familias de cuatro personas, tienen una duración de tres días. Ya tenemos en nuestras bodegas 14.000, así que si se da la emergencia podemos actuar, pero ahí llegaremos a 280.000 personas.

¿De cuánta inversión se está hablando para enfrentar el fenómeno de El Niño en todos estos campos de acción?

Hemos destinado más de $ 30 millones para las obras de infraestructura, asistencia humanitaria, la parte agrícola, pero también para un proceso de adquisición de maquinaria, en lo cual estamos haciendo un crédito de $ 20 millones a través del BEDE (Banco de Desarrollo del Ecuador), lo cual nos permitirá agilizar estos procesos de construcción y serían más de $ 50 millones los que la Prefectura del Guayas ha destinado para prepararnos.

¿Esa maquinaria ya la tendrían para finales de año para enfrentar cualquier novedad?

La respuesta la vamos a coordinar con todas las instituciones desde la parte local, la parte provincial. Antes no había la presencia de la Prefectura en el Comité de Operaciones de Emergencia, es así que hicimos un ejercicio para las acciones ante el fenómeno hace unas semanas. Se activaron los 25 COE cantonales y acá en la provincia del Guayas, que es el COE provincial, que lo lidera en este caso la Gobernación. No hubo delegado de la Gobernación, nosotros asumimos (ese puesto) en el ejercicio y de ser real igual lo vamos a asumir porque estamos trabajando para tratar de dar una atención. La maquinaria que ha sido contratada y que estamos en procesos de contratación por emergencia -mientras se están realizando las obras de mitigación- si tenemos una emergencia, estas están divididas. Por ejemplo, la provincia la dividimos en zona norte, zona sur, para que el momento que necesitemos dar una atención, la maquinaria más cercana sea la que tenga que acudir hacia esa emergencia. Estamos tratando y pidiendo a las concesionarias que también puedan intervenir con la maquinaria que tienen ellos, así como las ambulancias y centros médicos que tienen las 24 horas en los catorce peajes que tenemos en la provincia.

Por zonas se divide la provincia para atender necesidad de uso de maquinarias ante el fenómeno. Foto: El Universo

En los multipropósitos, en el invierno anterior algunos cantones estuvieron por días inundados, no es la competencia de la Prefectura, pero ¿se ha insistido a las entidades competentes para que se haga un trabajo adecuado, como el mantenimiento de instalaciones?

Antes de iniciar en labores con la Prefectura del Guayas nos reunimos con la prefecta, el gerente y el equipo de Hidronación, quien es el que administra en este caso la represa Daule-Peripa. Ellos tienen protocolos de actuación. En este invierno llegamos a tener más de 3.000 metros cúbicos por segundo que ingresaban (a la represa), pero cuando se abren las compuertas, por ejemplo se la enviaba 800 hasta 1.200 creo que fue lo que se llegó a desfogar, el momento que se abran esas compuertas en un mayor nivel vamos a tener mayor afectación. Sobre todo ahí hay mapas que ellos tienen y ya tienen cuáles son las zonas que se afectan, sobre todo que están en la parte inicial de la represa, porque luego se incrementa con otros ríos y eso hace que sea más difícil el tema de dimensionar cuál podría ser el nivel del agua, pero estamos siempre monitoreando con ellos y les pedimos que generen un plan de compensación a las personas que vean afectados sus bienes, sus agriculturas, en este caso sus medios de vida, para que si es que tienen ellos la culpa, si es que tienen también afectación de nuestras vías, lo que hace la Prefectura también les exigiremos que puedan realizar las acciones que requieren.

¿Cuál ha sido la respuesta de ellos?

Ellos tienen maquinaria en pequeña proporción, de lo que tengo entendido, y se hablaba de que se ha asignado a la EPA, que es la Empresa Pública del Agua, que administra también otros multipropósitos, le están asignando dinero de parte del Gobierno para que realice los mantenimientos. Esperemos que eso se cumpla.

En el dragado, el proceso está iniciado, queda mucho camino por andar, ¿lo que se ha trabajado aportará de cierta manera en disminuir el impacto que puedan generar las inundaciones, sobre todo en Guayaquil?

Desde luego, no hablamos de que el dragado va a ser la solución, pero sí es parte de las soluciones, que en algo van a mitigar, van a disminuir las afectaciones, porque cuando nosotros estamos quitando material, que en este caso va a aumentar el caudal o la capacidad hidráulica que tenemos nosotros en la ría, nos va a ayudar a disminuir las afectaciones que podamos tener en el momento que sube la marea. Muchas veces sube la marea no tenemos por dónde desfogar porque estamos ya al nivel del río, y cuando baja es que viene el desfogue de las aguas y podemos tener, sobre todo aquí en Guayaquil, ya un desfogue mucho más rápido.

¿Cómo ve la preparación tanto a nivel de Prefectura como a nivel de otras entidades? Hemos visto ejercicios que han hecho, pero desde su perspectiva, ¿considera que estamos mejor preparados que otros fenómenos de El Niño?

Creo que estamos mejor preparados y vamos a un país mucho más resiliente (...) y sobre todo acá, vamos a una Prefectura que se mueve hacia la preparación. (I)