Nueve estudiantes estaban con sus mascarillas y gorritos navideños en el curso del 5.º A de la Academia Naval Guayaquil, en el norte. Cada uno estaba en su escritorio con su libro de Matemáticas, participando muy entusiasmados en la clase de la maestra Pamela Córdova.

Ellos, así como el resto del alumnado desde maternal hasta bachillerato, mantienen sus clases presenciales de acuerdo con los planes institucionales de continuidad educativa (PICE) de ese plantel y a la aceptación de sus padres.

El Ministerio de Educación informó el martes pasado del aplazamiento del regreso a la presencialidad en aquellos centros educativos cuyos estudiantes no habían retornado a las aulas desde el inicio de la pandemia debido a la nueva variante de COVID-19

Ministra de Educación aclaró que el 7 de febrero se retomarán las clases 100 % presenciales en la Sierra y Amazonía; en la Costa será el 3 de mayo

La ministra de Educación, María Brown, explicó que el Ministerio de Educación continuará recibiendo y aprobando los planes institucionales de continuidad educativa (PICE) en los establecimientos que cumplan con las medidas de bioseguridad y los aforos de 2,25 metros cuadrados por persona.

Publicidad

Agregó que en el caso del régimen Costa, las clases presenciales se reactivarán por completo el 3 de mayo, después de las vacaciones de verano, con el inicio del año lectivo 2022-2023.

La funcionaria detalló la evolución que ha tenido el programa de asistencia presencial, el cual se inició el 7 de junio de 2021 con 940 instituciones educativas y un millón de estudiantes. Hasta el 26 de noviembre se registraron 10.053 establecimientos. Para cuando se reanude la presencialidad total, en febrero y mayo del próximo año, se prevé que 4′314.777 estudiantes asistan a clases en los cantones que hayan superado el 85 % de vacunación completa en la población de entre 5 y 17 años.

Ayer, en las instituciones educativas que mantienen la presencialidad se conmemoró la llegada del mes de diciembre. Por ejemplo, en la Academia Naval Guayaquil se desarrollaron actividades lúdicas para los niños con las medidas de bioseguridad.

Yidda Marcial, rectora de esa institución, comentó que las clases continúan con los estrictos protocolos de bioseguridad, como el uso de la mascarilla toda la jornada, el distanciamiento, lavado de manos constante, que incluso se realiza un monitoreo de los niños, los padres están atentos de que al primer síntoma deben enviarlo al médico para que se determine si va a clase o no.

Publicidad

Resaltó que los niños están aprendiendo entusiasmados en las aulas como lo han dispuesto sus padres, mientras que sus compañeros se mantienen en la virtualidad, respetando también el derecho de ellos de no enviarlos por el momento.

En la Academia Naval Guayaquil, los estudiantes salen a distraerse al recreo con las normas de bioseguridad. Foto: Jorge Peñafiel. Foto: El Universo

Asimismo, personal de la Unidad Educativa Nueva California indicó que todos los bachilleratos se mantienen con la opción de clase presencial. “Según la disposición del ministerio en acuerdo emitido el 30 de noviembre del presente año, se mantiene la presencialidad, obviamente respetando el PICE de cada institución. Pero como unidad educativa respetaremos las decisiones del organismo regulador. Si existiese algún cambio, pues nos adaptaremos a las modificaciones”, indicó uno de sus colaboradores.

Las instituciones educativas han realizado diversas modificaciones en la infraestructura de la unidad y demás adecuaciones para que los estudiantes puedan recibir y estar correctamente bajo las normas de bioseguridad.

Que no se posterguen las clases presenciales, sugiere Unicef

Publicidad

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) lamentó ayer que las autoridades ecuatorianas hayan decidido detener la nueva fase de reapertura de escuelas por la propagación de la variante del COVID-19 ómicron.

En un comunicado, Unicef cree que el cierre “debe ser considerado como última medida” y recuerda que “la evidencia demuestra que las escuelas no son un foco de contagio si se siguen los protocolos de bioseguridad”.

De acuerdo con un reciente monitoreo llevado a cabo por el Fondo para la Infancia de la ONU, el 70 % de los hogares con niños, niñas y adolescentes que están en clases presenciales en Ecuador sostuvo que la reapertura ha sido un proceso positivo o altamente positivo.

La encuesta reflejó que el 95 % de estos hogares conoce los protocolos, y alrededor del 90 % aseguró que implementaban medidas como el uso de mascarillas, el distanciamiento físico y el lavado de manos.

Publicidad

Según el estudio, en nueve de cada diez hogares los niños han mejorado su estado anímico con el retorno a clases y en ocho de cada familia los escolares se sienten más motivados a aprender. (I)