Con sus productos biodegradables en mano, César Edmundo Silva Brito, guayaquileño de 38 años, deja sentir su orgullo por ser uno de los cinco finalistas ecuatorianos en los Premios Latinoamérica Verde de sostenibilidad. Su proyecto de convertir el aserrín (residuo de madera) en artículos como velas, jabones, té, hongos y elementos que sustituyen al plástico ha tenido reconocimiento internacional y ahora compite con los finalistas de 21 países.

Con alegría y optimismo, Silva explica que lleva dos años trabajando en este proyecto, al que lo registró como Bio Fabrik, ya que siempre le ha llamado la atención, desde cuando era un niño, el cuidado de la naturaleza y se preocupaba por los peces u otros animales que consumían plásticos porque la gente los desecha y van a parar a los océanos.

Este plan ambiental se formó junto con su familia, quienes trabajan actualmente en la fábrica, donde realizan estos productos biodegradables.

Silva dio a conocer a Diario EL UNIVERSO el proceso que desarrolla en su empresa para convertir el aserrín en un elemento biodegradable, que resultó finalista en este concurso internacional que promueve la sostenibilidad.

Publicidad

Primero recoge en sacos una gran cantidad de aserrín que será utilizado para elaborar el plástico. Ya en la planta se moja el producto hasta que quede muy bien humedecido. Posteriormente lo mezcla en una hormigonera hasta dejarlo totalmente triturado.

En unas máquinas llamadas “autoclaves”, construidas especialmente por Silva, se ubica la viruta (aserrín) triturada y humedecida a 130°. En una hora se la esteriliza y la desinfecta hasta en un 99,9 %.

Indica que una vez culminado ese proceso, el material se combina con micelio de hongos comestibles, desarrollados en laboratorio para la producción de una nueva generación de materiales sostenibles. Estos quedan compactados y al finalizar se hace el líquido para la elaboración de los diversos elementos.

La viruta también se utiliza para criar hongos que son desarrollados en invernaderos a un grado de 25° a 30°, que se comercializan en diversas tiendas de la ciudad.

Algunos de los elementos que elabora a base del componente ya procesado son jabones, té, velas, ladrillos, hongos y adornos u otros artículos sustitutos del plástico. El jabón se comercializa en las tiendas a un costo de $ 6,50.

“Es un logro impresionante, dado que hemos trabajado desde hace dos años en equipo. Es un reconocimiento para poder potenciar el producto biodegradable”, comenta Silva sobre el hecho de que su proyecto es uno de los cinco finalistas nacionales del concurso.

Publicidad

Desde el inicio del plan ha recuperado más de 20 toneladas de residuos agroindustriales. A este equipo familiar le gusta innovarse y su próxima meta es crear carne a partir de hongos comestibles.

En la fase inicial de los Premios Latinoamérica Verde de sostenibilidad, en su octava edición, Ecuador participó con 47 proyectos. Además del de César, los cuatro finalistas son de otras provincias con sus planes ingeniosos que ayudan a cuidar al planeta de diversas maneras novedosas.

En esta octava edición, los Premios Latinoamérica Verde tuvieron un registro de 2.517 proyectos, de los cuales se seleccionó a 494 que actualmente forman parte del ranking de los mejores proyectos ambientales y a 63 finalistas, entre ellos los cinco de Ecuador, en tres categorías.

La premiación será el sábado 21 de agosto de 2021.

Los otros finalistas:

Productos reusables

En Panka Inventions (Ibarra), con el aceite usado de cocina, Biorust 18-11 y Biogoop, desarrollaron productos mediante procesos ambientalmente responsables y en zonas rurales, que son elaborados por mujeres en estado de vulnerabilidad, para solventar el alto índice de desempleo femenino y la contaminación.

Reciclaje

Puntos de reciclaje GIRA (Sangolquí). En este proyecto, los ciudadanos podrán depositar sus elementos reciclables en los Puntos GIRA, ubicados en 17 provincias a nivel nacional. Esto incita a las personas a la responsabilidad del cuidado ambiental.

Biodiversidad

Rescate de la canela amazónica (Francisco de Orellana). Con la siembra de árboles de canela a través del método de forestería análoga, es decir, se utilizan bosques naturales como guías para crear paisajes ecológicamente estables y socioeconómicamente productivos.

Gafas de sol

Tukuna (Quito). La transformación de botellas de plástico en gafas de sol se desarrolla a través de la producción de filamento reciclado. Este proyecto cuenta con un proceso estandarizado y una red de aliados que les permite brindar una experiencia sostenible y única. (I)