El contrato fue adjudicado el 4 diciembre del 2019, pero la polémica surgió el jueves 23 de este 2021 tras la publicación de aquello en redes sociales. Se trataba, textualmente, “de la contratación del servicio de profesionales naturópatas que incluye terapias naturales integrativas con aplicación de aromaterapia”.

Aquel contrato fue dado a la compañía Ultraproducts S. A., que ofertó por ese servicio $ 237.450, la más baja en comparación con OD Trading Company S. A. (OD Tradesa), que propuso $ 237.590 en la puja del proceso de la subasta inversa electrónica en el 2019, según lo que consta en los documentos del portal del Servicio Nacional de Contratación Pública.

Uno de los contratos municipales que investiga la Fiscalía no se firmó ni se entregó el dinero; en peculado hay que probar la malversación y lucro con fondos públicos, según experto

El monto referencial para lo que pedía el Municipio fue de $ 240.000, con un plazo de ocho meses desde la notificación del anticipo disponible. La adjudicación estuvo a cargo de Diego Jalil Santos, delegado encargado de la alcaldesa de Guayaquil (Cynthia Viteri) del 2 al 6 de diciembre del 2019 para esa y otras contrataciones. Y la autorización del inicio del proceso también estuvo a cargo de una delegada encargada, Mónica Estrada, jefa de la Unidad de Contratación Pública del cabildo en ese entonces.

Publicidad

El inicio del proceso de subasta inversa, efectuado por delegada de la Alcaldesa de Guayaquil. Foto: Captura de pantalla de documento que está en portal del Sercop.


Aquel contrato de naturópatas y aromaterapia del 2019 fue cuestionado por ciudadanos desde el jueves último, ya que consideraban que no era prioritario o esencial este tipo de obras y servicios que debe contratar el Municipio de Guayaquil para la ciudad. Algunos incluso en redes sociales criticaron que se dieran estos contratos para “el personal” del cabildo.

No obstante, el Departamento de Prensa del Municipio de Guayaquil indicó que aquel proceso comenzó en el 2018 y que los servicios fueron brindados a la ciudadanía en una clínica móvil que recorrió varios puntos de la ciudad, llevando aquella rama de la medicina alternativa.

Hasta marzo del 2020 (mientras se desarrollaba el proyecto) hubo 8.352 pacientes beneficiados, según el cabildo. Pero con la llegada de la pandemia del COVID-19, y una vez declarada la emergencia sanitaria en Ecuador, estas “terapias fueron suspendidas para volcar todos los recursos materiales y humanos del Gobierno local en la prevención de contagios y atención a los grupos más vulnerables”, cita el Departamento de Prensa.

Y actualmente, los servicios de naturopatía, así como las aromaterapias continúan suspendidos “con miras a la terminación del mismo”, se agrega. Esto último, porque todavía se “trabaja en superar las secuelas de la pandemia y considerando las prioridades de la urbe”, se sostiene.

El documento en el que se resuelve la adjudicación del contrato para el servicio de naturópatas y de las aromaterapias, en el 2019, firmado también por delegado de la Alcaldesa de Guayaquil.

Aquel proceso (naturopatía y aromaterapias) comenzó en el 2018 (administración de Jaime Nebot) para ofrecer tratamientos con enfoque terapéutico para quienes encuentran esta opción como válida “para complementar la asistencia de diferentes patologías”, se indica.

Publicidad

No obstante, en el proceso de contratación no se especifica para qué y para quiénes se requería este servicio. Tampoco se habla de estudios, de porcentajes, ni de población a beneficiarse, entre otros detalles.

Contratos de trapeado en zonas de Guayaquil en el 2020 superaron al 2018 en costo, personal, servicios, áreas de cobertura y plazo

Y pese a que la contratación fue antes de la pandemia del COVID-19, algunos cuestionan que se haya optado por este tipo de servicios cuando Guayaquil tiene otras necesidades, como la falta de servicios básicos en algunos sectores.

Dunia Campos Valverde figuraba en ese entonces como socia y gerenta de la empresa Ultraproduct S. A., que ganó la subasta inversa electrónica.

Según la proforma presentada por dicha compañía en octubre del 2019, las terapias se iban a realizar con 20.000 unidades “que contienen fórmula magistral con aceite esencial en recipiente de 10 ml”. Asimismo, con 1.500 unidades de terapias con esencias florales en recipiente de 30 ml.

En el año 2018, el Municipio de Guayaquil ya había contratado un servicio similar por un monto de $ 240.000. (I)