Los lanzamientos elaborados para sus álbumes generalmente no han sido el estilo de Bad Bunny. La mayoría han llegado en un estallido de emoción de último minuto en las redes sociales.

Pero con Un verano sin ti, Benito Martínez, nombre real del artista puertorriqueño, quiso apostar por una campaña de expectativa que comenzó en enero con pequeñas pistas en su perfil de Instagram. Y por cierto limpió a esa red social de toda publicación solo para esta estrategia, la cual fue protagonizada por su novia Gabriela Berlingeri.

A través de vídeos cortos, el cantante fue construyendo una historia en la cual el apuesto actor español Mario Casas se encarga de cuidar y entretener todo el verano a Gabriela en brillantes playas tropicales, para que él pudiera trabajar en nuevas canciones.

Las vacaciones de Bad Bunny llegaron con el estreno de ‘Un Verano Sin Ti’, el disco “más feliz” de su carrera

Los clips insinuaban el enfoque sonoro relajado que buscaba para este disco de 23 canciones, su obras más suave y despreocupada, como unas vacaciones en la playa. “Gente, tenemos que preocuparnos menos y disfrutar más porque la vida va demasiado rápido”, dijo en uno de los primeros vídeos. El álbum combina suaves ritmos de dembow con giros repentinos de mambo, house y reggae. Es Bad Bunny declarando unas vacaciones de verano.

Publicidad

De acuerdo a una reseña de The Rolling Stone, cinco cosas podemos aprender de este trabajo.

Explora con nuevos géneros, pero prioriza el sonido caribeño

Desde que arrancó su carrera, Bad Bunny se ha caracterizado por romper las reglas, para expandir su universo sonoro dentro del género urbano.

En su primer álbum, X100Pre (2017) agregó toques de pop-punk y bachata a la mezcla de trap y reggaeton. Las guitarras de metal llegaron a YHLQMDLG, y un poco de rock y sintetizadores de los ochenta a El Último tour del mundo.

Un Verano Sin Ti abarca, su álbum más largo, salta entre el mambo en Después de la playa, el dembow en Tití me preguntó, el electro-pop en Neverita y la bossa nova en Yo no soy celoso, por mencionar algunos sonidos. Los sonidos del océano ventoso, ecos de olas rompiendo y aullidos de gaviotas también atraviesan el proyecto como toques ambientales.

Publicidad

Bad Bunny: el fenómeno mundial que visitará Ecuador. ¿A qué se debe tanta idolatría?

El ambiente soleado y agradable del álbum invita a relajarse

¿Cómo bajas la presión cuando eres el artista más grande y más reproducido del planeta con un historial de lanzamiento de álbumes que encabezan las listas de éxitos?

Vas a la playa y te relajas, le dijo Bad Bunny a The New York Times, que quería que Un verano sin ti fuera “un disco para tocar en el verano, en la plaa, como una lista de reproducción”.

Esa vibra evita que el álbum se sienta como un éxito de taquilla de más del cantante. Este proyecto le da a Bad Bunny espacio para jugar y romper la repetición de sus otros éxitos.

Colaboraciones sorprendentes

Bad Bunny a menudo recluta colaboradores que reflejan a los íconos tanto como a los recién llegados del reggaeton. En este álbum él comparte el centro de atención con algunos de los actos nuevos más grandes del género: Rauw Alejandro con el Party que tiene tintes electrónicos, mientras que Jhay Cortez salta en Tarot.

Publicidad

Bad Bunny también recuerda a héroes de la vieja escuela como Tony Dize y Chencho Corleone de Plan B.

Pero lo que más llama la atención es la cantidad de artistas independientes y experimentales que aparecen en los créditos. Bad Bunny quiere demostrar que es un gran fanático de la música, cualquiera que sea su origen.

Esto se refleja en Ojitos Lindos, con el dúo electrónico colombiano Bomba Estéreo; y Andrea con la pareja puertorriqueña Buscabulla. La banda de dream-pop The Marías (California), por su parte, destaca Otro Atardecer.

Bad Bunny es el rey de las reproducciones en Spotify

Mantiene a Puerto Rico en el centro de su música

En cada álbum de Bad Bunny, siempre hay una canción que se siente como una pieza central. Por ejemplo, Safaera en YHLQMDLG.

Publicidad

En este caso podría ser El apagón, que hace referencia a los cortes de luz en Puerto Rico. De hecho, el segundo apagón más largo del mundo en la historia comenzó después de que la red eléctrica de la isla fuera diezmada como resultado del huracán María en 2017. Recientemente, miles de personas se quedaron sin electricidad nuevamente cuando estalló un incendio en una de las centrales eléctricas más grandes de la isla.

“Maldita sea, otro apagón”, rapea Bad Bunny sobre la canción. Le da al final un toque personal al incluir el canto de Berlingeri: “Lo que me pertenece a mí se lo quedan ellos/Que se vayan ellos/Esta es mi playa/Este es mi sol”.

El resto del disco está salpicado de homenajes a la belleza de Puerto Rico: “Puerto Rico se ve lindo hasta en Google Maps”, dice en Me fui de Vacaciones.

Pero también plantea los problemas más graves de la isla, incluidos los feminicidios y la violencia contra las mujeres, que aborda con Buscabulla en la conmovedora Andrea. “Sentí que el coro tenía que tener mucho peso sobre lo que significa ser una mujer del Caribe”, dijo la cantante de Buscabulla, Raquel Berríos, al The New York Times.

Su brillante verano también es un poco melancólico

Aunque el álbum es bastante despreocupado en general, Bad Bunny también expresa sus sentimientos en la letra, algo que se transmite solo desde el título del álbum (“un verano sin ti”).

“El amor es muy bonito/Pero siempre hay algo que lo interrumpe”, reflexiona sobre Un ratito. “Pa’ mí que yo nací pa’ estar solo”.

El estado de ánimo se profundiza con la producción del colaborador de mucho tiempo de Bad Bunny, Tainy. Él y MAG, que trabajaron en El último tour del mundo, hacen la mayor parte del trabajo pesado con paisajes sonoros cristalinos y futuristas y vetas de sintetizadores sombríos.