Por Annabell Verdezoto | Periodista

¿Una saga de libros puede ser tan adictiva como lo es una serie? Pienso que sí. Incluso más. En diez años como lectora, me pasó. La enigmática española Carmen Mola (seudónimo) lo logró con su primera obra La novia gitana (2018).

Camila Peña: Me gusta esta manera de hacer ficción con la poesía

Aquel primer libro se presenta con una portada simple: un fondo blanco con una equis roja y una mosca. Pero al abrirlo, sus páginas envuelven al lector en un profundo misterio sobre el asesinato extraño de una joven gitana que estaba a punto de casarse. La investigación del crimen desentraña la vida profunda de la detective Helena Blanco, la desaparición de su hijo y cómo el crimen de la bella novia está ligado a poderes oscuros y políticos en España.

La obra apenas es el preámbulo o el inicio de una trilogía que no solo desentraña la vida íntima de Blanco. Sino también el mecanismo de operación de la mafia que trafica personas a través de la deep web, en cuya operación se encuentra vinculado el hijo desaparecido de la detective. Este desenlace se encuentra en la segunda entrega de Carmen Mola, La red púrpura (2019).

La descripción del crimen de la joven gitana y la forma de cómo la autora logra vincular el asesinato con la vida personal de la detective, es casi tan preciso como la maniobra informática de los hackers de la deep web. La crudeza de las palabras con las que se detallan los asesinatos que se transmiten online, capta la atención desde la primera página hasta la última.

La red termina en el segundo libro, pero la vida de la detective no. En su tercera entrega, Mola aborda aún más los pensamientos de Blanco y completa detalles faltantes de su vida de los anteriores libros. En La Nena (2020), se pone en escena la lealtad, las secuelas para quien se dedica a resolver asesinatos como modo de vida y cómo cada caso se lleva una parte del alma, al igual que un libro.

En España, país de origen de Carmen Mola, adaptarán el primer libro La novia gitana a serie. Estará dirigida por Paco Cabezas para Astresplayer Premium, un servicio de streaming. (O)