Por Martín Riofrío Cordero | escritor y creador de El Lector Semiótico

Hace tres semanas, el Ecuador se despertó con una terrible noticia: Eliécer Cárdenas, el hombre que escribió Polvo y ceniza, había fallecido.

Para todos sus lectores, su partida significó una gran pérdida. Los ojos que vieron por primera vez a Naún Briones cabalgando sobre laderas y terraplenes, ondeando a su paso una bandera de justicia entre pobres y desprotegidos, no verían nunca más la hoja en blanco para poner en marcha nuevas aventuras. Y no es que Naún Briones haya sido de su inventiva. Al contrario, el personaje existió. Pero le debemos a él su recuerdo. Le debemos que tantos jóvenes hayamos descubierto -y sigan descubriendo- en las aulas de colegio a esta especie de Robin Hood, que por encima de ser un astuto bandolero que recorría al lomo de su alazán la Sierra ecuatoriana mientras robaba a ricos hacendados, era un hombre sencillo que repartía sus ganancias a quienes no tenían nada. Un personaje de esos que dejan mella en el mundo y quizás, por lo que representan, lo vuelven un poco mejor.

Sara Arana, ‘La abogada del rap’, dice que el ‘HipHop es vida’, en su primer libro de poesía

No perdamos la oportunidad de leer a uno de nuestros grandes escritores. Aparte de Polvo y ceniza he leído con entusiasmo otro de sus libros: El ejercicio y otros cuentos. Relatos como La incompleta hermosura o Acuarios para desesperados estriban entre lo alto de la cuentística latinoamericana y no tienen nada que envidiarle a nadie. Ahora que Eliécer Cárdenas ya no está entre nosotros, aprovechemos para mantener su legado. Recordémoslo ahora, más allá del polvo y la ceniza. (O)