Por Annabell Verdezoto | periodista

Pienso que todo estudiante, periodista e incluso abogado, debería leer el libro Los crímenes de Bartow, de Óscar Vela, pues sus 336 páginas publicadas en julio de este año son una cátedra completa de investigación. De dudas, de buscar las evidencias para desmantelar una hipótesis e incluso hacer temblar al poder o a una mafia.

La historia del ecuatoriano sentenciado a cuatro penas de muerte en Estados Unidos es narrada, con documentos verídicos, en libro de Óscar Vela

Vela ahondó los detalles jurídicos y periciales de un cuádruple crimen sucedido en 1997 en la localidad de Bartow, en Estados Unidos. Un crimen que se le atribuyó al ecuatoriano Nelson Serrano, el cual fue incluso secuestrado por agentes estadounidenses para llevarlo a ese país, someterlo a un cuestionado juicio, por el cual tiene una pena de muerte.

Disto mucho del libro escrito en primera persona, pues se evidencia la involucración del autor con la historia. Sin embargo, destaco esas piezas claves que, como periodistas o abogados, debemos siempre buscar, comparar, contrastar. Vela revisó todos los expedientes policiales del caso y comprobó las fallas judiciales de los abogados ‘defensores’ de Serrano. También evidencia algunos aspectos inverosímiles de las investigaciones policiales que, al parecer, fueron alteradas.

Como periodistas, en especial quienes cubrimos temas policiales, de crímenes, el día a día nos hace ‘confiar’ o creer de primera mano las declaraciones públicas que hacen las autoridades en torno a casos especialmente polémicos. Con cada página y capítulo, recordé la duda básica que debemos tener los periodistas.

En el caso de los abogados, un jurista también debe ser investigador y llegar hasta el fondo de los hechos presentados para mostrar la verdad. El libro concluye con un final abierto, que te deja con la incertidumbre sobre cuál será el destino de la vida de una persona. Una vida que fue arrebatada por varios profesionales que hicieron todo, menos su trabajo. (O)