Coherencia del Plato: 10 Ambiente: 7 Relación precio-calidad: 9

Circunvalación Sur y La Única se ha vuelto un sitio de buen comer informal. Pizza Libre se encuentra junto a Jurgers Burger, unas excelentes hamburguesas de las cuales ya hablamos hace unos meses. Su ubicación es un lujo, puesto que está frente al parque de Urdesa, una de las pocas áreas con vegetación en una ciudad repleta de cemento.

Esta pizzería nació en pandemia, así que el mérito es doble. Junto con Diávolo Rosso, me parecen con mucho, las mejores pizzas de la ciudad. La masa de uno y otro son algo distintas. Una más apegada a la tradición napolitana, pero de gran calidad ambas. Pizza Libre hace gala de una excelente selección de ingredientes y materias primas, y gran coherencia en la construcción de la receta y la mezcla de ingredientes. Fue una grata sorpresa y un verdadero placer.

Debo confesar que mis compañeros de mesa exigieron probar la pizza Hawaii PL. Sin ser purista, siempre me ha parecido una aberración ponerle piña a la pizza, lo cual he odiado las pocas veces que he probado. Esta contenía pomodoro, chicharrón de panceta, alioli, cebollín y piña al grill. Debo confesar que tuve que retractarme en la mesa al probarla. Una delicia. La piña cocinada hace toda la diferencia, más seca, con menos azúcares y un sabor ligeramente tostado, así como su combinación con la panceta hecha chicharrón. A aquellos que, como yo, les causa urticaria la Piña en la pizza, les pido la prueben.

Publicidad

Luego probamos una pizza Mascarpeck, con pomodoro, queso mascarpone, mozzarella de verdad, speck, queso grana padana, reducción de balsámico y rúcula. Otra creación bien pensada. El queso mascarpone es una delicia, pero en Ecuador no se produce. Debe haber sido importado. La mozzarella verdadera es una maravilla. Tampoco se encuentra fácilmente en percha nada parecido a la original, aunque si bajo pedido con unos pocos productores. La pizza más elegante de las que probamos.

Finalmente la pizza New Yorker. Pomodoro, mozzarella, salsiccia, peperoni, ajo laminado, orégano, queso grana padano y miel de abeja. El pomodoro casero lo hacen perfecto, seguramente con tomates muy maduros. El toque de miel apenas si se siente. Muy sutil, pero va perfecto con el queso y el ajo.

Pizzería altamente recomendada.