Según Wikipedia, la comida reconfortante, o confort Food, ya que el concepto nace o se populariza en los Estados Unidos, se llama a la comida que aporta un valor nostálgico o sentimental a alguien, y que se caracterizarse sobre todo por su simple preparación. La nostalgia puede ser específica de un individuo o puede aplicarse a una cultura. Así, la comida reconfortante para un americano va a ser muy distinta que la de un ecuatoriano, pero el sentimiento de confort y nostalgia que producirá es similar. Es como si le alegrasen el alma en un bocado.

El término aparentemente se comenzó a utilizar en los años 70, cuando el Palm Beach Post publicó un artículo que relataba un estudio de como lo adultos sometidos a mucho estrés buscaban comida sencilla asociada a su niñez.

Este concepto gastronómico apuesta por lo sencillo, casero, es decir, por recetas tradicionales que han pasado de generación en generación en la familia, en la casa de la abuela, las de toda la vida. Se trata de un regreso a lo básico, a sus orígenes. Así, recupera la identidad gastronómica y el recetario que se va transmitiendo dentro de cada familia, por décadas

Publicidad

Un estudio conducido en una universidad norteamericana dividió a alumnos en cuatro grupos, proporcionándoles Confort Food, comida de conveniencia, “comida de engreimiento”, alta en azúcares y grasas, y “comida sana”, concluyendo que la ingesta de las diferentes comidas era un factor determinante para modificar de alguna forma el estado de ánimo de los mismos. Así de importante es la gastronomía.

Para un español podría ser una tortilla de patatas, una sopa de ajo, un potaje de garbanzos o un puchero. En mi caso debo confesar que son la sopa de queso y el caldillo de huevo probablemente los platos que más me reconfortan. Pero, ¿cuáles serán estos platos para los ecuatorianos?

En Mercado del Río se llevó a cabo una encuesta por una semana, seleccionando al azar a unos mil comensales. La pregunta que se les hizo fue: ¿cuál cree que son los tres platos icónicos del guayaco? Aquellos que el típico guayaquileño lleva en su corazón. La encuesta tenía una selección de quince platos, de los cuales se debían marcar tres.

Las respuestas fueron por demás interesantes. Los resultados:

Publicidad

Los tres primeros fueron encebollado, bolón de verde y guatita. Lo impresionante no es que el encebollado tuviera tres veces más votos que el segundo plato, sino que además fue uno de los tres siempre elegidos en más del 90 % de la encuesta, obteniendo así un indiscutible y arrasador primer puesto.

Los dos primeros, sufriendo modificaciones, datan de siglos. El encebollado desde la cultura Valdivia, y el bolón, anterior a la colonia. Es probable que la guatita la hayamos heredado de España, donde se preparaba hace seis siglos. Y usted, ¿cuál es su plato reconfortante?