Hemos hablado con anterioridad del restaurante del piso 31 de este club, porque en este tipo de instituciones en el país ha llevado sin duda la vanguardia en gastronomía, tanto por su propia cocina como por alojar de invitados temporales a muchos chefs de primera línea mundial, como es el caso del huésped que tendrá en el mes de julio, el francés Davy Tissot, quien además de contar con una estrella Michelin es el ganador del concurso gastronómico más importante del mundo, en Lyon, Francia, el Bocuse d’Or 2021.

Luego de la pandemia, la cocina del Bankers Club cambia de manos, con Javier Ponce como chef ejecutivo, y lanza en este mes su nueva carta, siguiendo una línea similar a su tradicional concepto.

Recomiendo el primer plato probado, un tiradito de salmón con leche de tigre de hinojo, jengibre y naranja. Delicadísimo y con una combinación de sabores bien logrado.

El maduro flambee, glaseado con naranja y flameado con brandi, relleno de pangora con requesón de cabra es una exquisitez. Podría ser un plato estrella si el plátano no fuera pintón, sino totalmente maduro. Siendo muy bueno. Con ese cambio pasaría a uno de los mejores platos de la nueva carta.

Publicidad

El ballotine de pollo relleno de farsa de pistacho, sobre pasta de pistacho, es un plato que se debe probar. La pasta de pistacho es bien lograda. Su dulzor es el exacto, su textura perfecta, sobre un risotto de arvejas con espárragos, que es el mejor arroz de la carta.

El confit de pato sigue siendo uno de sus platos estrellas. De la mano del nuevo chef, no ha perdido su excelencia. Este y otros platos icónicos heredados de la anterior cocina, como el volcán de cangrejo o el steake tartare, se mantienen.

Un plato sencillo pero interesante es el rollo vietnamita de camarón. Yo tengo debilidad por el rollo de papel de arroz que esta cocina asiática utiliza como envoltorio de la proteína con vegetales. En este caso con vegetales crocantes, crema acidulada de aguacate y culantro con aceite de maracuyá y sésamo.

El kefta de ternera también es un plato sencillo, pero trae recuerdos de una de las mejores cocinas del mundo, de carne picada y especiada como solo en el Medio Oriente se puede lograr, sobre unas también deliciosas papas a la boulangère, con aderezo de harissa y aceite de azafrán.

Publicidad

Para los amantes de las sopas, recomiendo probar la crema de champiñones al parmesano. No se decepcionarán.

Otro plato recomendado son los langostinos con cangrejo au beurre persillé, nombre complejo para unos langostinos con cangrejo y perejil servidos sobre un puré de papa noisette. La cocina del Bankers Club, con su nuevo menú, no pierde su toque clásico con técnicas que traen modernidad.