La artista María Fernanda Cereceda considera que actualmente se está atravesando un resurgimiento planetario tras la pandemia del COVID-19. Toda esa percepción y sensibilidad que la caracterizan, por años, las ha plasmado en su obra y en estos momentos mantiene abierta su exposición a la que ha denominado Una nueva humanidad, en la Sociedad Italiana Garibaldi de Guayaquil.

Su muestra reúne quince obras que resumen más de 15 años de producción artística que van del 2005 al 2021. “Mi exposición obedece a un proceso que no es de ahora, el nombre de la exposición se concreta como un hilo conductor que arrancó desde que empezó mi historia como pintora -puedo decir desde que tengo 3 años-. Yo siempre sacaba a través de mis dibujos seres un poco diferentes, por ejemplo, en el año 2001 empecé a hacer unos bocetos de unas mujeres con pelo largo, ojos grandes, siempre con una conexión con las culturas ancestrales”, explica Cereceda.

Y es que, entre otros temas, sus obras hablan de temas como la conexión con la energía femenina, la madre tierra y la naturaleza. “No necesitamos realmente de nada externo para encontrar esa felicidad y ese sentido de la vida”, menciona la artista.

María Fernanda Cereceda expone 'Una nueva humanidad' en la Sociedad Italiana Garibaldi. Foto: El Universo

Cada experiencia personal, hasta las más sencillas y cotidianas, las ha transformado en arte. Fue así como también empezó a emplear dimensiones en sus obras, las mismas que dicen que llegan a su mente como una especie de visión. “Un día yo iba caminando a mi casa y en medio de un terreno veo tirada una puerta e inmediatamente yo visualizo ese cuadro”, refiere Cereceda sobre uno de sus cuadros en el que se distingue una puerta sobre un verde césped.

Publicidad

Bajo esta misma línea comparte la anécdota de la vez que a su mente llegó la imagen de un niño tocando las estrellas en medio de una ventana, dice que se trataba de la imagen de su nieto que nació hace cinco años. Y al que en el 2020 pidió que posara tal como lo imaginó para de esta forma crear el cuadro al que denominó El niño de las estrellas.

María Fernanda Cereceda expone 'Una nueva humanidad' en la Sociedad Italiana Garibaldi. Foto: El Universo

Además debe su inspiración al lugar donde vivió por años, Cumbayá, la vista que le ofrecía este sitio también fue llevada a sus pinturas. Refiere que sus obras muestran a pequeños seres en medio de una naturaleza gigante. En un mismo cuadro puede incluir el día, la noche, las estrellas, las constelaciones, los cometas e incluso el café, que en su obra está pintado de muchos colores.

Con su obra también busca crear reflexión sobre lo que es esencial en la vida de las personas. “El ser humano necesitó despegarse del cemento y del materialismo para, por lo menos por un tiempo, entender que hay otras cosas a las cuales debemos prestar atención. Ese es un mensaje que yo he venido poniendo en mi obra desde el comienzo”, dice.

Hasta el domingo, de 09:30 a 18:00, se puede visitar la exposición de Cereceda, en la Sociedad Italiana Garibaldi, situada en la avenida de las Américas 303 y Alejandro Carrión. Entrada libre.

María Fernanda Cereceda expone 'Una nueva humanidad' en la Sociedad Italiana Garibaldi. Foto: El Universo

Sobre ella

Cereceda viajó a Italia en el 2002, donde estudió fresco italiano y pintura en el Instituto Didaskalia en la ciudad de Perugia. Su carrera arrancó al año siguiente, cuando fue invitada a exponer en Dumbo Art Festival, de la ciudad de New York. En el 2004 empezó estudios de pintura en Art Students League, de New York.

A su regreso a Ecuador inauguró la muestra Feminae, en la Alianza Francesa de Guayaquil. También llevó adelante otras muestras como Retorno al origen (2011), en Museo Nahím Isaías, Café aroma universal (2012), en el Teatro Centro de Arte, entre otras. (I)