En la conocida zona rosa de la Perla del Pacífico se abrió recientemente el espacio físico de Guayaqueer, un centro cultural LGBTIQ+ y feminista que tiene como finalidad el visibilizar las propuestas de cambio y transformación social que involucre a este sector de la comunidad.

Este centro cultural se suma a La Mancomunidad de Teatro Muégano y es impulsado por Víctor García, Stephano Espinoza y Sara Donoso y Andrea Alejandro.

Calle Junín es testigo de una nueva galería de arte, que se inaugura con ‘Las piernas me tiemblan de alegría’, de Stephano Espinoza

Desde este espacio se gestarán discusiones, se impulsarán ideas, proyectos y propuestas de organizaciones y derechos humanos del país. Guayaqueer plantea desafiar el status quo e incidir en procesos sociales basados en la interseccionalidad como clave de las luchas sociales.

“Este espacio se da para que se puedan articular eventos, talleres, exhibiciones, cursos, todo lo que se pueda pensar que necesitemos las personas que estamos en colectivas o incluso personas del exterior que tal vez quieran educarse más al respecto y ver otras perspectivas”, indica García.

Publicidad

Taller de vogue femme en el espacio cultural Guayaqueer. Foto: Ronald Cedeño

Cuenta que Guayaqueer nació en el 2017 como un emprendimiento que al inicio se centraba únicamente en la venta de camisetas con ilustraciones que mezclan el imaginario LGBTIQ+ y de la cultura queer con el imaginario ecuatoriano/contemporáneo. “En el 2018 Sara y yo tuvimos una experiencia de educación que nos cambió la vida y desde entonces este rol educativo se volvió superimportante en Guayaqueer”, cuenta.

Es así como para más adelante tienen previsto crear la escuelita Guayaqueer, donde se empezaría un proceso de alfabetización y capacitación en materias de derechos humanos, historia, política, entre otras.

Además, Guayaqueer dispone de un área de exposiciones para exhibir arte y muestras de archivos históricos que rescaten y apunten a la memoria y conciencia histórica. De hecho, en la actualidad están receptando libros con temáticas sociales, feministas, LGBTIQ+, de arte o de historia para la conformación de una pequeña biblioteca, que también incluirá fanzines, cómics, novelas y ensayos.

“Una de las cosas que me atrajo del proyecto es esta fusión del activismo con el arte, que utilizan bastante las mismas herramientas como la recontextualización, la reapropiación, la reapropiación de símbolos patrios, de monumentos... que nos ayudan a posicionarnos en estos espacios. Esto es algo elemental para nosotres porque sentimos que sí es necesario ese activismo a nivel estético, bastantes veces la gente cambia de parecer y cambia su forma de pensar, no tanto por la razón sino por las emociones, y ese es el campo justamente en el cual más nos movemos”, menciona por su parte Espinoza, quien también es artista.

“Habrá ciclos de cine, clubes de lectura y muchas cosas más”, añade Donoso, fotógrafa y socióloga, especializada en desarrollo humano.

Las camisetas, bolsos, pines, tazas, pósteres, postales y stickers continúan a la venta en la tienda, para de esta forma mantener el espacio que está situado en Tomás Martínez 203 entre Panamá y Pedro Carbo (actual av. Circunvalación Sur 203). Los horarios de visita son de lunes a viernes de 10:00 a 13:00, de 14:00 a 17:00 y los fines de semana de 14:00 a 18:00. (I)